La prensa de un vistazo: Los delirios de Rahola: "Hoy Estrasburgo hablará catalán"

Sánchez prepara su investidura desde Bruselas mientras su vice se pelea con la Iglesia.

Pilar Díez

El Mundo dice que "el equipo económico de Rajoy pide un Gobierno de consenso". ¿Rajoy? ¿El que entregó el gobierno a Sánchez, separatistas y comunistas? El editorial habla de la investidura para salvar la cara a Rivera, "objeto de una evidente campaña de presión que persigue empujarle a traicionar el compromiso adquirido con sus votantes, lo único que Sánchez espera de él es una abstención gratuita que le permita, una vez investido, restaurar su pacto estratégico con el nacionalismo y el populismo, momento en que Rivera quedaría desactivado como socio de Gobierno y como actor de la oposición", ha visto Rosell en su bola de cristal. Por cierto, que no hace tanto que dedicaba editoriales a animar a Rivera a que traicionara el compromiso por sentido de Estado. Arcadi Espada habla de la entrevista a Otegi, que aún colea: "El hombre que proclama su derecho a causar la muerte de sus adversarios fue uno de los aliados de Sánchez para llegar a la presidencia. Y sigue siéndolo". Mientras, "Europa, escandalizada ante las alianzas de los demócratas con la extrema derecha, no ha activado una voz de alarma ante la posibilidad de que Sánchez" pacte con los que reivindican su derecho a matar. Así es Europa.

El País dice que "Sánchez abrirá otra ronda de contactos tras fijar la investidura". Mareando la perdiz. Al periódico de Soledad Gallego le ha sentado como un tiro que el nuncio del Vaticano le cantara las verdades del barquero al Gobierno por resucitar a Franco. "Con unas palabras fuera de lugar, el representante vaticano no solo ha llevado a cabo un gesto inamistoso hacia España, sino que ha dejado en evidencia la posición de la Santa Sede. A esta le corresponde ahora aclarar si las opiniones de monseñor Fratini fueron a título estrictamente personal o, por el contrario, trasladaba una posición oficial". Y a El País no le basta con que Roma quiera dar por zanjado el asunto con la salida del diplomático sino que exige "una reparación específica por parte del Vaticano". De vergüenza ajena.

ABC dice que "Calvo amenaza a la iglesia con más impuestos por la injerencia del nuncio". Como una hidra, se ha puesto. Y es que, como dice Bieto Rubido, "Renzo Fratini tiene razón: los socialistas resucitaron a Franco de la manera más innecesaria". Cuenta el Astrolabio una broma que dice, circula por ahí. "Hace unos días que no he oído hablar de Franco. ¿No se habrá muerto?". Jua, jua, qué ingeniosos.

La Razón dice que "el Tribunal de la UE niega el escaño a Puigdemont, que espera a una hora de Estrasburgo". Ay, Puchi, el pobre no se entera de nada. Explica La Razón al forajido que verás, Puchi, es que estás huido de la Justicia. "Todo indica que haber dirigido un golpe contra la legalidad española es incompatible con ser diputado. Europa no quiere separatistas". O al menos no quiere problemas con España por un zumbado que vive en Waterloo.

La Vanguardia lo lleva fatal. "El tribunal de la UE impide Puigdemont ser eurodiputado". Otra pirada, Rahola dice que "hoy Estrasburgo hablará catalán", que "nunca, como hoy, había habido tantos focos periodísticos, tanta resonancia política y tanto interés ciudadano por la apertura de una legislatura europea". Tanto mirarse el ombligo que al final se creen el ombligo del mundo. Como cabras.

A continuación