El PSOE propone como consejero de Canal Sur al director en funciones del canal público

El capítulo de Joaquín Durán y sus familiares, que ha durado dos décadas, no es más que uno de los muchos de la trayectoria del ente público.

Pedro de Tena

Si quedaba alguna duda acerca de las relaciones más que íntimas entre el PSOE y la actual dirección de Canal Sur Radio y Televisión, en funciones desde hace más de seis años (2013) y representada en la figura de Joaquín Durán Ayo, miembro de uno de los clanes que más poder ha acumulado en la Radio Televisión Andaluza, este lunes, la formación socialista lo presentó como candidato a formar parte del consejo de administración del Ente Público.

Durán, de larga trayectoria en la radio y en la televisión, estuvo en Canal Sur desde sus comienzos. Fue director de Canal Sur Radio desde noviembre de 2008 hasta marzo de 2013, fecha en la que fue nombrado subdirector General de la Radio Televisión Andaluza (RTVA) y director de Canal Sur TV.

Ante la imposibilidad de encontrar un candidato de consenso que obtuviera la mayoría cualificada en el Parlamento andaluz, Durán sigue en funciones hasta que sea sustituido por Juan de Dios Mellado, candidato consensuado en el Parlamento andaluz para ocupar la dirección de Canal Sur Radio y TV.

Por hacer un poco de historia, Canal Sur Televisión contrató desde 2002 su magacín matutino a una productora cuyo administrador único era el sobrino de Joaquín Durán Ayo, director entonces de antena de la cadena y entre cuyas funciones recaía la decidir y contratar la programación en el seno del Comité de Antena.

De la coproducción de este programa se encargaba Atrium Digital SA, constituida el 12 de diciembre de 1997 como una empresa de servicios de posproducción y en la que figuraba Pablo Luis Durán Rodríguez como administrador único desde agosto de 2002.

Mira la vida, que así se llamaba el programa, arrancó en septiembre de ese año. Pablo Luis Durán Rodríguez es sobrino de Joaquín Durán Ayo e hijo de José María Durán Ayo, que fue director de Canal Sur Televisión en la etapa de Manuel Melero como director general.

José María Durán estuvo igualmente vinculado accionarialmente a Atrium Digital, productora de las de "pata negra", cuya presidencia ocupó una empresa administrada por él mismo (Almotacén SL) hasta el 21 de junio de 2007. El nombramiento de Pablo Luis Durán corno administrador único de Atrium Digital se produjo tres meses después de que Rafael Camacho, director del Ente entonces y exportavoz del gobierno de Manuel Chaves, nombrara director de antena de Canal Sur a Joaquín Durán, responsable de Andalucía Televisión Producciones desde 1998.

Este capítulo, el de los Durán, que ha durado dos décadas, no es más que uno de los muchos de la trayectoria de una Radio Televisión Pública que, antes que publica, ha estado al servicio de un partido, el PSOE, y de un grupo de clanes que lo han servido fielmente a cambio de grandes favores y servicios. Este es una parte del melón que deberá afrontar la nueva dirección y es lo que siempre dijo querer hacer el PP e incluso el Partido Andalucista e Izquierda Unida.

Los políticos siguen penetrando

Será en esta semana cuando, previsiblemente, se efectúen por fin los nuevos nombramientos tanto de nuevo director general del Ente como de su consejo de Administración. Igualmente se va a renovar el organismo llamado Consejo Audiovisual de Andalucía que pretende certificar al correcto comportamiento de los medios públicos y privados.

Ya contó Libertad Digital cómo la actual dirección de Canal Sur, con la complicidad de tres sindicatos, UGT, Asociación de Periodistas de Andalucía y Agrupación de Trabajadores de Canal Sur, estaban maniobrando para maniatar a la nueva dirección entrante para impedirle toda libertad de movimientos en el caso de las contrataciones de Canal Sur. Para ello, urdieron la reforma del reglamento de la Mesa de Contratación con repercusiones incluso en el Convenio Colectivo de la entidad antes de que llegasen "los otros".

Aunque las dos figuras principales de Canal Sur Radio y Televisión, su director general, y el presidente de su Consejo de Administración, son periodistas de importante trayectoria, Juan de Dios Mellado y Rafael Porras, respectivamente, no ocurre así en general con los demás puestos de estos organismos.

El Consejo de Administración de la RTVA, reducido de quince a nueve miembros, que ya es un paso, mantiene a muchos políticos en sus sillones. Por el PSOE, partido que cuenta con pocos puesto que distribuir tras perder la Junta de Andalucía, los tres miembros propuestos son miembros del aparato próximos a Susana Díaz.

Antonio Pradas, uno de los propuestos, era el hombre de la trianera en Madrid en aquellos momentos de crisis desatados por la defenestración de Pedro Sánchez y fue a él al que Pedro Sánchez no dejó entrar en la sede de Ferraz dando lugar a un espectáculo retransmitido en directo que evidenció la crisis socialista más grave de los últimos cuarenta años.

Antonio Martínez, otro propuesto, es el secretario de organización del PSOE de Almería y Olga Manzano, ha sido parlamentaria andaluza. Es decir, un pleno. Tres políticos de aparato para tres puestos.

El PP tampoco se libra del estigma de la politización si bien en menor medida. Además de proponer a Rafael Porras, experiodista de El Mundo para presidir el Consejo de Administración ha presentado a dos profesionales de la comunicación no vinculados a medios de comunicación en sentido estricto, como lo son Inmaculada Trenado, directora de comunicación de la Universidad Internacional de Andalucía e Iván Tarín, director de la agencia de publicidad Arena. Pero ha nominado a la exdiputada del PP por Málaga en el Parlamento andaluz, Mariví Romero, para ocupar otro de los puestos.

Por su parte, el caso de Adelante Andalucía es flagrante porque ha propuesto como miembro del Consejo nada menos al secretario de Organización de IU en Andalucía, Francisco Javier Camacho. Vox, por el contrario, se ha inclinado por un profesional de amplio recorrido que ha sido director y presentador de los informativos regionales de esRadio durante años y que ahora es director de comunicación de su grupo parlamentario en el Parlamento andaluz, Carlos Morillas.

En el caso del Consejo Audiovisual, un organismo que se dice "una autoridad audiovisual pública, de autogobierno e independiente, creada en el año 2005", las cosas han ido por derroteros parecidos.

Salvo Vox, que presenta a una persona, Ana Millán, que ha sido directora de Comunicación de Coca Cola Iberian Partners y ocupaba el mismo puesto en la Asociación Española contra el Cáncer, y Ciudadanos que ha presentado como presidente del Consejo al periodista de amplio recorrido, Antonio Checa, los demás tienen o han tenido relación directa con los partidos, aunque en este caso, al menos, casi todos han sido o son periodistas.

El PSOE es quien más destaca por su inclusión de personas claramente partidistas, como es el caso de la ex diputada Amalia Rodríguez y al todavía subdirector de la RTVA y director en funciones de la cadena, Joaquín Durán, que queda así a la luz como un hombre de confianza del PSOE de Susana Díaz.

Además, presenta a María Luisa Suero, que es periodista y responsable del área de comunicación del PSOE andaluz. El PP, por su parte, ha propuesto a dos periodistas que llevan años haciendo labores de comunicación en el seno del partido y repiten en sus cargos de representación, Son Pilar Jimeno y Mateo Risquez. Lo mismo hace Ciudadanos que propone al jefe de gabinete del vicepresidente Juan Marín, Paulino García.

Adelante Andalucía se ha inclinado por la cineasta Pilar Távora, hija del recientemente fallecido Salvador Távora, y reconocida defensora del andalucismo, primero en el Partido Andalucista y ahora en su versión radical de izquierdas.

Resulta igualmente curioso que en todos estos cargos no se haya tenido en cuenta a más sectores de la sociedad civil, desde médicos a jueces pasando por empresarios o profesionales liberales y asociaciones de ayuda, que son los destinatarios de la información, los mensajes y los comportamientos de los medios.

A continuación