Ada Colau consulta a sus bases para decidir si pacta con el PSC o con ERC la alcaldía de Barcelona

Los afiliados de Barcelona En Común tienen hasta mañana por la tarde para decidir entre un pacto con ERC o con el PSC con Colau como alcaldesa.

Pablo Planas (Barcelona)

La alcaldesa en funciones de Barcelona, Ada Colau, trata de rematar la operación para revalidar el cargo con una especie de encuesta entre sus simpatizantes, que deberán elegir entre dos opciones: un acuerdo entre "Barcelona en Común" y el PSC con Ada Colau de alcaldesa o un acuerdo con ERC que daría la vara de mando al candidato republicano, Ernest Maragall. La consulta es el trámite con el que Colau pretende dar validez a su apuesta por renovar en el cargo con el sustento de los socialistas, operación para el que es necesario el concurso de Valls y al menos otros dos ediles del grupo del exprimer ministro de Francia y Ciudadanos.

Colau ya negocia con los socialistas un nuevo cartapacio municipal tras constatar que ERC y Maragall no renuncian a la alcaldía y se muestran reacios a formar parte de un tripartito con el PSC, partido que tampoco quiere saber nada de su exdirigente y la formación republicana. La candidata podemita quiere dar una pátina de sustento partidista a la opción que siempre ha estado sobre la mesa en primer lugar, su renovación, bien con un tripartito ya imposible o con el pacto de gobierno con los socialistas encabezados en Barcelona por Jaume Collboni, que a cambio de su apoyo podría optar a la presidencia de la Diputación de Barcelona.

Apoyo no buscado

Los simpatizantes de Colau tienen hasta el viernes por la tarde para responder a la encuesta y todo apunta a que optarán por un acuerdo con los socialistas que permita a su líder ocupar la alcaldía otros cuatro años. En cuanto al apoyo de Manuel Valls, Colau ha insistido en que "es una situación inesperada y no querida", pero no se plantea rechazar unos votos que, alega, no han ido a buscar.

Dos días después de las elecciones municipales, Valls anunció su intención de apoyar a Colau para evitar un gobierno de ERC, a pesar de las reticencias de Ciudadanos, que preferían que el pacto diera la alcaldía a Jaume Collboni. Sea como fuere, Valls dispone de su propio voto, el del exministro socialista Celestino Corbacho y el de la exdirigente de Unió Democràtica Eva Parera, ambos al margen de la disciplina de la formación naranja. Con esos tres votos, los diez de la formación podemita barcelonesa y los ocho del PSC, la opción Colau-socialistas suma los 21 votos necesarios para la mayoría absoluta.

En Tarragona y Lérida, los podemitas sí que pactarán con ERC para arrebatar las alcaldías de esas ciudades al PSC.

A continuación