Ramon Espinar se levanta contra Pablo Iglesias: "Podemos se ha roto en pedazos"

El que fuera uno de los más próximos a Iglesias cree que el partido se ha roto en pedazos y que pedir un gobierno de coalición es un error.

A. González

No cesan los problemas para Pablo Iglesias tras el batacazo de las elecciones del 26-M. Ha pasado algo más de una semana y el líder de Podemos tiene que enfrentarse día sí y día también a todas las consecuencias del nefasto resultado electoral. A la dimisión en bloque de la formación en Castilla La Mancha y a las críticas de la sección andaluza del partido, se suma ahora el análisis que ha hecho Ramón Espinar, quien fuera uno de los más próximos a Pablo Iglesias, en eldiario.es.

Espinar dimitió en enero como secretario general de Podemos en Madrid en medio de la crisis abierta en el partido por la marcha de Íñigo Errejón pero eso no le ha impedido hacer una larga disertación sobre el rumbo que ha tomado la formación morada en los últimos tiempos. Cree Espinar que tras las elecciones el partido está "en caída libre" y que los resultados han hecho que Podemos pase de ser "una fuerza popular llamada a refundar España" a simplemente "ocupar un papel testimonial".

"Podemos se ha roto en pedazos", sentencia Espinar considerando que lo único que conserva la formación que nació en 2015 al albur del 15-M es el nombre: "Hoy mantiene sus siglas pero no conserva a buena parte de sus dirigentes más destacados, tampoco los gobiernos municipales que dirigía". Argumenta Espinar que "todas las organizaciones sufren mutaciones con el paso del tiempo" pero que en este caso directamente se han sufrido "amputaciones".

A su juicio, Pablo Iglesias ha perdido la capacidad de "integrar las diferencias en su estructura" y considera un error que el partido haya pasado de "la pluralidad de portavoces" a la "homogeneización de perfiles, mensajes y discursos". La consecuencia de todo esto para Espinar es el "envejecimiento acelerado" y el "empobrecimiento" de la capacidad de interactuar con la sociedad.

Tampoco le gustan a Espinar las explicaciones que la actual dirección de Podemos ha dado sobre los resultados electorales. Cree que ha habido "una concatenación de excusas" y carga con dureza contra el argumento ofrecido por Iglesias de que la consecuencia de la pérdida del millón de votos entre unas y otras elecciones fue porque no hubo debates: "Es terriblemente naif pensar que los debates electorales pueden mover más de un millón de votos en una u otra dirección".

No al gobierno de coalición

Asimismo, Espinar rechaza enérgicamente la postura oficial de Podemos que insiste una y otra vez en formar parte del gobierno de Pedro Sánchez. Considera "una catástrofe estratégica" pedir ese gobierno de coalición que tan solo haría que Podemos pasara de representar "una irrupción popular y desde abajo" a "consolidarse como una élite política a la izquierda".

También carga contra la formación por el hecho de que asumir ese gobierno de coalición supondría aceptar "que comparte rumbo y destino con las fuerzas políticas independentistas abandonando la posibilidad de representar la idea de una España que la afirme desde postulados democráticos y progresistas". Rechaza además que se hayan propuesto "negociaciones discretas sin una sola medida encima de la mesa".

Así las cosas, Espinar considera que ha llegado el momento de celebrar una nueva Asamblea Ciudadana, un Vistalegre III, que ponga un nuevo liderazgo encima de la mesa alejado de Pablo Iglesias e Irene Montero. Cree que es la hora de "recuperar el rumbo" del partido porque "ya no es tiempo de aprender de los errores sino de aprender del fracaso".

Tras el revuelo causado por sus palabras, este lunes Ramón Espinar ha querido aclarar que en ningún momento se ha querido postular como una alternativa al tándem formado por Pablo Iglesias e Irene Montero. Durante una entrevista en La Sexta ha señalado que "no es tiempo de esto" y que lo que ahora se tiene que hacer es reflexionar y "recuperar a los que se han quedado por el camino".

Además, ha negado ser oportunista al plantear este debate: "Cuando pasaron las primeras elecciones callamos porque después había autonómicas y municipales. Lo que ahora he planteado es un análisis político". También ha explicado por qué se marchó en su día del partido: porque "Pablo Iglesias e Íñigo Errejón querían romper" Podemos.

La dirección actual no responde

Las palabras de Espinar han sentado como un jarro de agua fría en Podemos que, sin embargo, ha optado por no entrar en la confrontación. Este lunes no hay prevista ninguna reunión del partido que esperará al sábado para celebrar su Consejo Ciudadano Estatal en el que analizarán el fracaso cosechado por el partido en las elecciones del 26-M.

Casi dos semanas después del varapalo electoral, Pablo Iglesias deberá enfrentarse a las numerosas críticas provenientes de los territorios. Sobre Ramón Espinar tan solo ha opinado este lunes la portavoz adjunta de Podemos, Noelia Vera. Durante una entrevista en Antena 3, la diputada ha señalado que "es la opinión de un militante más" y que hablar de ellos mismos en los medios de comunicación no les ha hecho "nada bien" quitando "muchas ganas e ilusión".

A continuación