Más problemas para Pablo Iglesias: dimite la cúpula de Podemos en Castilla La Mancha

También se marcha Xulio Ferreiro tras no conseguir revalidar la alcaldía de La Coruña.

Alicia González

Continúan los quebraderos de cabeza para Pablo Iglesias. El líder de Podemos apenas ha querido hacer autocrítica después del descalabro sufrido el pasado domingo en las elecciones europeas, autonómicas y municipales pero ahora tendrá que hacerse cargo de un nuevo frente: la dimisión en bloque de la cúpula del partido en Castilla La Mancha.

El Consejo Ciudadano de la formación castellanomanchega ha tomado esta decisión tras "los resultados electorales y una vez realizado el análisis pertinente", según ha explicado su secretaria de Organización, María Díaz, en la carta que ha remitido a Pablo Echenique para informarle de la decisión. Asimismo, pide a la dirección nacional que nombre una gestora para que se haga cargo del partido hasta que se celebre una nueva Asamblea Ciudadana Autonómica de la que salga la nueva dirección.

La marcha de toda la ejecutiva de Podemos es consecuencia de la dimisión de su líder, José García Molina, el domingo por la noche tras confirmarse que la formación morada se quedaba sin representación en Castilla La Mancha. García Molina sí hizo autocrítica y asumió responsabilidades lanzando un mensaje a Pablo Iglesias: "En política los resultados mandan y cuando los resultados van mal hay que hacer evaluación. Y como los resultados no es que hayan sido malos sino que han sido los peores posibles pongo mi cargo a disposición del partido y espero que acepte mi dimisión".

Ahora, le sigue el resto del partido tras pasar de dos diputados, que fueron clave para sostener el gobierno de Emiliano García Page, a ninguno. De hecho, con esos dos diputados consiguieron ocupar la vicepresidencia de Castilla La Mancha convirtiéndose en pieza clave para Pablo Iglesias que esperaba poder seguir siendo decisivo en esta región para negociar con Pedro Sánchez su ansiado gobierno de coalición.

Insisten en el gobierno de coalición

Sin embargo, todas esas esperanzas se han esfumado. Con el descalabro de la formación a nivel autonómico y municipal, apenas serán decisivos en algunos territorios. Pablo Iglesias espera poder ser llave de gobierno en Canarias, Baleares, Comunidad Valenciana y La Rioja para después poder utilizarlo como baza negociadora. No obstante, Pedro Sánchez no está muy por la labor y ya ha rebajado las expectativas del líder de Podemos, al que pidió el martes que "reconsiderara" su posición.

Pero Pablo Iglesias no parece que vaya a hacerlo. Según la Agencia EFE, en la formación morada creen que las palabras de Sánchez entran dentro del juego de negociaciones, que está en el guión, aunque lamentan, eso sí, que se haya elegido el camino de la humillación y del desprecio. Sin embargo, creen que al final cederá y conseguirán su ansiada tabla de salvación.

Adiós a Xulio Ferreiro

Pero la huida en Podemos tras la debacle electoral no se circunscribe solo a Castilla La Mancha. Este miércoles, Xulio Ferreiro ha anunciado que se marcha de la política tras no conseguir revalidar la alcaldía de La Coruña que consiguió en 2015. Es uno de los llamados "alcaldes de las mareas", que apoyados por Podemos, fueron la sorpresa de Galicia en las elecciones de hace cuatro años

Sin embargo, en estos comicios ninguno ha conseguido buenos resultados. Ferreiro pasó de diez concejales a seis. En Ferrol Jorge Suárez tan solo consiguió el domingo tres concejales, lo que hace imposible que vuelva a repetir como alcalde. En Santiago de Compostela, por su parte, Martiño Noriega, también ha perdido la mitad de su representación pasando de diez a cinco concejales. Está por ver ahora si Suárez y Noriega siguen el camino de Ferreiro.

A continuación