El diagnóstico de Federico: "Algo grave les pasa a los madrileños"

Una nueva encuesta pronostica el desastre del PP. Cunde el pánico.

Pilar Díez

"El PSOE podría recuperar la Comunidad de Madrid y Carmena, repetir", dice El Mundo. Rosell está de los nervios. "La desmovilización del electorado de centro-derecha resulta preocupante: el feudo donde el PP lleva dos décadas y media gobernando podría pasar a manos del socialismo, que gobernaría con el populismo de izquierda radical", dice con los pelos de punta. "Está en juego un modelo económico de incuestionable éxito que ha colocado a la Comunidad de Madrid a la cabeza del país en prosperidad y dinamismo". También Federico Jiménez Losantos da la voz de alerta. En el debate de ayer de esRadio, los candidatos del PP, Cs y Vox dejarón clara "la inmensa superioridad de los partidos del centro derecha sobre los de la izquierda comunista y/o socialista", pero hay un problema. "En las generales, las derechas les sacaron 180.000 votos" en Madrid. "Si se abstienen, se pierde la Comunidad y no se gana el Ayuntamiento, algo grave les pasa a los madrileños: dengue rojo, sarampión progre o peste zombi, pero grave". Y no tiene pinta de curación a corto plazo.

El País se queja de que "el secesionismo bloquea la elección de Iceta como senador". Con lo bien que se ha portado con ellos, qué desagradecidos. El editorial canta las bondades de la Mesa del Congreso que han negociado socialistas y podemitas. "El pacto deja abierta para los socialistas la posibilidad de lograr mayorías tanto hacia la izquierda como a la derecha". "El acuerdo ha puesto especial cuidado en impedir que se reproduzcan situaciones como la de la anterior legislatura, durante la que el PP y Cs abusaron de su mayoría en la Mesa para entorpecer la acción de gobierno (…) La composición del próximo parlamento conllevará, sin duda, dificultades políticas para articular mayorías, pero en ningún caso obstáculos insalvables para restaurar la normalidad institucional". En resumen, un primor de Mesa.

ABC abre con la retirada de la Fragata Méndez Núñez del golfo pérsico. "Otro Gobierno del PSOE, otra retirada", dice haciendo referencia a la retirada de Irak de Zapatero. Cree Rubido que "la decisión, unilateral y electoralista, hiere la fiabilidad de nuestras Fuerzas Armadas y el compromiso de España como socio". Ignacio Camacho dice que en el PP están muertos de miedo. "Resultaría catastrófico perder su gran símbolo, tanto si lo entrega a la izquierda como si se ve obligado a apoyar a un presidente de Ciudadanos (…) Salvar Madrid es la gran prueba de supervivencia no ya de la actual dirección sino de todo el partido, que tras el batacazo de abril se ve a sí mismo asomado a un precipicio. Una derrota en su principal bastión abocaría a toda la formación a una catarsis volcánica, de efectos imprevisibles. El miedo al desastre es palpable". No es para menos, la cosa pinta fatal.

La Razón explica que "Sánchez retiró la fragata porque no se fía de Trump". "No se trata de defender la participación española en una crisis con Irán, pero sí insistir en que el Ejecutivo podía haber resuelto el problema en buenos términos diplomáticos con Washington". Cuenta La Razón que "Génova quiere a Pastor como portavoz del Grupo Popular". Menudo cabreo se va a pillar Cayetana. "Incluso ha propuesto que presida el Congreso". A Casado desde luego le faltan varios hervores. Ha ganado el PSOE y el presidente del Congreso lo elegirá Sánchez.

En La Vanguardia Enric Juliana intenta mantener viva la alerta antifascista. "Los péndulos se mueven demasiado deprisa en España: el tiempo de Vox empieza ahora. Vox no ha muerto". A ver si pasado el peligro la izquierda se va a quedar en casa, es el mensaje. No temas, Juliana. Ahora van a por Madrid.

A continuación