Casado presenta su programa en Barcelona con un "plan especial" para proteger a los jueces en Cataluña

En un acto con Álvarez de Toledo, el líder del PP ha acusado a Sánchez de preferir tener "las manos manchadas de sangre que pintadas de blanco".

Míriam Muro

Pablo Casado ha elegido Barcelona para presentar este lunes el programa electoral del Partido Popular. En un acto en el que ha estado acompañado por Cayetana Álvarez de Toledo, su cabeza de lista al Congreso de los Diputados por la provincia, el presidente del PP ha dado a conocer lo que considera "un contrato con los españoles" de "500 propuestas para crear empleo, garantizar las pensiones y defender la libertad en todos los ámbitos: político, educativo, social y económico".

Desde la Ciudad Condal, el líder del PP apuesta en su programa por un plan especial para proteger a los jueces en Cataluña. Y así lo recogen en el texto:

Impulsaremos un Plan especial para abordar la situación de Jueces y Fiscales en Cataluña y otras comunidades autónomas donde resulte necesario, tanto en lo referente a su situación profesional como a su seguridad

Y no sólo eso, desde el PP quieren también combatir las puertas giratorias pero, en este caso, las que van desde el juzgado al escaño. Por ello, buscan "preservar la independencia de Jueces y Fiscales", como recogen en otro de los 500 puntos del programa.

Preservar la independencia de Jueces y Fiscales reforzando las incompatibilidades que impidan la movilidad entre la política y la judicatura.

Reformar el Código Penal para "volver a tipificar como delito la convocatoria de referéndum ilegal" y reformar "la Ley del Indulto para prohibirlo en los casos de delitos de rebelión y sedición", son otras de las medidas de los populares.

Diez bloques

Un programa dividido en diez bloques que tiene como fin "fortalecer España ante el desafío contra la unidad que se mantiene vivo en Cataluña pero que se alienta también en otras partes de España", hacer frente al "afán colectivista de la izquierda", impulsar "la economía de libre mercado" y promover "una acción decidida en la Unión Europea porque es Europa nuestro principal ámbito de acción exterior".

Por ello, para "fortalecer España", una de sus primeras propuestas del programa es la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña por "el tiempo que resulte inexcusable". Esta es la cuarta medida del texto:

Recuperar la legalidad constitucional, y para proteger el correcto ejercicio de la autonomía en Cataluña, de acuerdo con el procedimiento previsto en el artículo 155 de la Constitución española aplicaremos, por el tiempo que resulte inexcusable, cuantas medidas sean necesarias". "Velaremos con especial atención por un adecuado ejercicio de las competencias en educación, régimen penitenciario, medios públicos de comunicación y hacienda pública", recoge el programa de los populares.

Y una medida directamente relacionada con esta defensa de la Constitución es que el PP busca obligar a todos los cargos electos a jurar la Carta Magna sin variaciones ni añadidos. Una medida dirigida a aquellos diputados, como los de Podemos, que añadían 'coletillas' a su juramento en el Hemiciclo.

Aprobaremos una iniciativa legislativa para garantizar el correcto cumplimiento del requisito de prestación de juramento o promesa de la Constitución por parte de todos los cargos electos y autoridades públicas, prohibiendo cualquier variación o añadido que desnaturalice o vacíe de contenido dicho acto de acatamiento.

Además, el programa recoge medidas ya anunciadas por Pablo Casado en este último mes como es el caso de la aprobación de una "Ley de Lengua", una "Ley de Símbolos Nacionales" y la "Ley de Concordia" para sustituir a la de Memoria Histórica.

En materia lingüística, Casado quiere que el catalán sea "un mérito y no un requisito" para conseguir un empleo público y que el castellano será vehicular en toda España. Destaca también que desde el PP anuncian que reforzarán "la Alta Inspección del Estado, fortaleciendo sus competencias, sus medios humanos y materiales. También modificaremos su regulación para que pueda actuar de oficio con capacidad sancionadora y con competencia en los libros de texto y otros materiales curriculares".

En materia de educación, desde el PP también quieren "reforzar el derecho de las familias para elegir la educación de sus hijos", garantizar la convivencia de los modelos público, concertado y privado, y un "MIR educativo" para seleccionar a los mejores profesores.

"Reforzar la presencia del Estado en todas las comunidades autónomas", "ampliar los recursos de las Delegaciones del Gobierno", paralizar la cesión de nuevas competencias y reformar la ley de fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado son otras de las medidas que Casado ya había anunciado y que se recogen en el documento.

"Sánchez prefiere las manos manchadas de sangre"

Todo ello para hacer frente a un Gobierno de Pedro Sánchez con el que la Constitución y las libertades "están en juego", ha dicho un Pablo Casado que ha subido el tono contra el líder del Ejecutivo al que ha acusado de preferir "las manos manchadas de sangre que las manos pintadas de blanco", recordando el apoyo de Bildu y el PNV a los últimos decretos del Ejecutivo.

"Pedro Sánchez ha cruzado la verdadera línea roja, la que nunca se había cruzado en la política española. Se está convalidando la violencia y la deslealtad como mérito político y como requisito electoral", ha añadido Casado que ha lamentado que el PSOE negocie con "Quim Torra, Carles Puigdemont y Arnaldo Otegi".

A continuación