Isabel San Sebastián: "Si gana la actual mayoría del Congreso, será el final de España"

Hoy se conmemoran los 15 años de los atentados de Madrid en un ambiente muy electoral.

Pilar Díez

El Mundo dice que "Puigdemont busca imponer el bloqueo en un Congreso sin mayorías". Dice el editorial que la maniobra busca la "confrontación y la machacona e inaceptable exigencia de trocear la soberanía nacional". Está en su naturaleza, jorobar lo más que puedan. Hoy se cumplen 15 años de los atentados del 11-M. Federico Jiménez Losantos dice que "muchos creen que en el 11-M empezó el proceso de destrucción de España, cuyo penúltimo episodio fue el golpe de Estado en Cataluña y que continúa, camino de la República, con el Gobierno Sánchez, llevado al poder por los golpistas y cuyo programa político real es indultar a los condenados del 1-O, enfrentándose al Supremo, al Rey, y a la opinión pública que están con la Nación y su Constitución, cuya base es la soberanía indivisible de los españoles. Yo creo que lo peor del 11-M es que nos acostumbramos a las mentiras y a fingir que las creíamos. Pero sólo si la Nación sobrevive y refuerza su Estado de derecho con una Justicia independiente podremos soñar con que algún año se haga justicia a las víctimas del 11-M". ¿Y eso conlleva seguir aguantando a los indepes por los siglos de los siglos? Puf.

El País nos cuenta que "el Gobierno crea una unidad para combatir bulos y ciberataques". Interesante, muy interesante. El periódico que dirige Soledad Gallego le amarga el café a Pablo Iglesias promocionando a Irene Montero. "Montero, el futuro de Podemos cambia de género". Hala, chúpate esa. Ana Marcos dedica una página enterita a cantar las virtudes de la pareja del líder Podemos. "El partido prepara la sucesión y la diputada figura en las quinielas internas". Me huelo bronca doméstica. Irene hoy duerme en el sofá. Sobre el 11-M, el periódico de Prisa, clave en la campaña contra el PP que se desarrolló esos días, entrevista a Sánchez Manzano, comisario jefe de los Tedax. En ella, el comisario se muestra muy enfadado porque "algunos periodistas como Pedro J. Ramírez, Casimiro García Abadillo, o Federico Jiménez Losantos, comenzaron a difundir teorías para tratar de mantener la relación de los atentados con ETA". Dejà vu.

ABC lleva encuesta. "La fragmentación del centro-derecha permitiría a Sánchez volver a gobernar". Parece que Tezanos está vez no anda tan desencaminado. Bieito está al borde del infarto. "El mapa resultaría demoledor para España ya que Pedro Sánchez se beneficiaría de la metástasis que aqueja a Podemos, y dada la clara insuficiencia del centro-derecha para sumar mayoría absoluta en una investidura, el PSOE tendría vía libre para recibir los apoyos de separatistas, nacionalistas y filoterroristas para repetir como presidente del Gobierno". La conclusión es que "el voto segmentado de la derecha penalizará a Casado, Rivera y Abascal". Qué se le va a hacer, las urnas son así y cada uno tiene derecho a votar a quien mejor le parezca. Ignacio Camacho pone de manifiesto los errores de Ciudadanos, que últimamente no da una. "A Rivera no le funcionan los fichajes y su promesa de no pactar con el PSOE ha sido un fiasco, una decisión de dudoso valor táctico que refuerza las expectativas del adversario". Ha sido "un regalo para Sánchez que le permite posar como un moderado. Por alguna razón difícil de explicar y de entender, esa impostura está cuajando". Probablemente porque Casado y Rivera están histéricos y se les nota demasiado. También Isabel San Sebastián está preocupada. "Si el 28 de abril las urnas revalidan la actual mayoría del Congreso, el derecho de autodeterminación será el precio que pague Sánchez por volver a gobernar y le veremos firmar el auto de terminación de España". Venga, arriba ese ánimo, aún queda mucho por ver.

La Razón lleva una encuesta sobre las elecciones valencianas. "El PP recuperaría la Comunidad Valenciana con Cs y Vox". Pues vaya fiasco para Ximo Puig, como eso suceda no va a tener Valencia para correr con Oltra persiguiéndole para matarle. Editorial sobre el 11-M. "Los atentados de Atocha nos hicieron tomar conciencia de la gravedad de la amenaza que se cernía sobre nuestras sociedades y que, desafortunadamente, se cumpliría por toda Europa". Sobre elecciones, también da por hecho que Sánchez va a ganar. "Sánchez aspira a un pacto con Podemos y el apoyo del PNV" y no depender de Torra. La Razón defiende, en contra del resto de la prensa, que "la aspiración de Sánchez es mantenerse en el poder, pero no está dispuesto a sostenerse a cualquier precio. Existen reparos a reeditar el gobierno Frankenstein". Hombre, como imbécil no es buscará socios más cómodos pero, si no lo consigue, aceptará cualquier voto a cualquier precio. Al tiempo.

La Vanguardia dice que "Villarejo usó fondos reservados para la operación Catalunya". Uf, Villarejo, qué pereza da ese individuo. Yo es que veo su nombre en un titular y dejo de leer. También destaca la jugada de Puchi. "Puigdemont barre al PDEcat y se impone en las listas del 28-A y el 26-M". Jordi Juan dice que "ERC y PDeCAT se juegan la hegemonía independentista en estas elecciones. Para ello van a jugar todas las cartas disponibles y nada mejor que el impacto del juicio para atraer votos. Lo que hagan después con ellos en el Congreso será otra cosa". Será lo que es ahora, el día de la marmota.

A continuación