La secretaria judicial del 20-S subió a la azotea y se descolgó por un muro: "Sentí miedo, no había salida"

La secretaria judicial del Juzgado nº 13 de Barcelona, Montserrat del Toro, ha afirmado que temió por su integridad física el 20 de septiembre.

Miguel Ángel Pérez

La secretaria judicial del Juzgado de Instrucción nº 13 de Barcelona, Montserrat del Toro, ha afirmado que "sintió miedo" y temió por su integridad física durante los registros de la Consejería de Economía del 20 de septiembre. Unos registros cuyo objetivo era desmantelar la logística del referéndum ilegal del 1 de octubre.

La funcionaria ha relatado cómo miles de personas comenzaron a congregarse en las inmediaciones desde primera hora de la mañana. A través del cristal, pudo ver como uno de los concentrados se encaraba con un Guardia Civil y le escupió. Gritaban por megafonía "No saldrán", "No pasarán" y "Votaremos".

Hubo una avalancha contra las puertas del edificio, "se asustó" y lanzaron objetos, botella, contra los cristales. Subió a la azotea, hizo fotos y vio "un mar de personas", "capas de cabezas". La comitiva judicial estaba acorralada y no podía salir. Se plantearon pedir un helicóptero, pero había muchas antenas en el edificio y la opción era inviable.

La secretaria judicial llamó entonces al magistrado de la causa, el fallecido Juan Antonio Ramírez Sunyer: "Sácame de aquí, no hay salida". "Haré lo que pueda", contestó el juez instructor. Los Mossos plantearon entonces una salida a la funcionaria después de que el magistrado contactase con el entonces mayor del cuerpo, Josep Lluís Trapero. El entonces presidente de la ANC, Jordi Sànchez, aseguró a la Guardia Civil que "no podía hacer nada" para que la multitud se marchara.

La funcionaria tuvo que subir a la azotea, saltar un muro y descolgarse al teatro colindante. Una vez allí, se tuvo que convencer al responsable del teatro para que facilitaran una salida a la secretaria judicial. Finalmente, pasadas las 12 de la noche, salía corriendo y huía en un vehículo de los Mossos "sin logotipos". A preguntas del fiscal Javier Zaragoza, aseguraba que sintió "preocupación y miedo". De hecho, afirmaba que la tensión y el estrés de aquellas fechas del procés le afectaron a su salud.

A continuación