Estupor con la asesina de Podemos: "Si eres de derechas, robar una crema acaba con tu carrera"

El interés por el juicio del 1-O va creciendo una vez que las soflamas indepes han dejado paso a testimonios.

Pilar Díez

El Mundo sigue intentando combatir los abusos de poder de Sánchez. "Un alto cargo de Calvo dio la orden de que funcionarios trabajaran para el PSOE". En esta semana en la que nos van a machacar con grandes dosis de feminismo, Federico Jiménez Losantos denuncia el "feminismo de los machos alfa de las tribus políticas, los femimachos. Y el 8-M de este año viene alfombrado por las prédicas sexistas de líderes tan machotes como Pedro Sánchez, Pablo Iglesias e Íñigo Errejón". "La gran jornada de empoderamiento femenil" de Podemos "puede contar para el desfile con la guitarra de Echenique" al son del chúpame la minga Dominga. "Detrás, siempre detrás, del femimacho Sánchez ¿desfilará la ministra trifálica con la pancarta que reclamaba ayer Jorge Bustos Éxito asegurado" de los burdeles de Villarejo. Es inaudito que esa tía siga siendo ministra de Justicia, inaudito. "Mi única duda es si con los femimachos desfilará la asesina de Ávila. Éxito asegurado". Arcadi Espada es el cronista del juicio, y dice que en el Supremo "está sucediendo algo inédito. Podría llamarse El Proceso explicado por sus víctimas. Es una novedad espectacular: hasta ayer, las víctimas del proceso estaban sentadas en el banquillo de los acusados". A ver lo que dura.

El País dice con toda su cara dura que "el PP maniobra en el Congreso ante los decretos del Gobierno". Más bien el PP se defiende de las maniobras de Sánchez. Dice el editorial que aprovecharse del poder lo han hecho todos los gobiernos y califica de "virulenta" la reacción al "acaso poco afortunado anuncio" de los decretazos. ¿Virulenta? Hombre, que han ido a la Mesa del Congreso, no le han partido la cara a Sánchez. Manuel Jabois relata lo de la asesina fichada por Podemos. Pensaba que ya nada me podía sorprender de este partido. Me equivoqué. "Pilar Baeza se mantiene como candidata de Podemos en Ávila pese al revuelo tras conocerse que cumplió una condena de 30 años por participar en un asesinato", dice Jabois. Si es que nos escandalizamos por cualquier bobada. "La joven ingenua que era no tiene nada que ver con la mujer que soy", dijo ayer la asesina. Caramba con la ingenua. "Casi tres décadas después de salir de la cárcel y ya sin antecedentes penales, su pasado ha vuelto de la mano de su candidatura política", dice Jabois al borde de las lágrimas. La Constitución "salvaguarda los derechos de la candidata". Jabois, hombre, que no estamos hablando de colarse en el Metro o robar en El Corte Ingles, ni de falsificar un currículum, que estamos hablando de un asesinato a sangre fría. ¿Cómo se va a pasar por alto ese pasado para entrar en política si no se pasa por alto una irregularidad fiscal? Sobre el juicio, dice El País que "las defensas se empiezan a poner nerviosas". Xavier Vidal Folch sale a echarles una manita y exige a Millo "acreditación indubitable" de la violencia. Que sus señorías no se pongan nerviosas, siempre tendrán a El País para defender el golpe.

ABC abre con la declaración de Pérez de los Cobos. "La actitud de los mossos era de absoluta pasividad y nula colaboración". El editorial de ABC da un toque sobre "lo que se juzga en el Supremo". "No se juzga si se aplicó bien o mal" el 155. "Tampoco se juzga" si la policía y la guardia civil actuaron "con mayor o menor contundencia, porque la violencia que se sienta en el banquillo es la que los responsables del proceso separatista animaron, provocaron, consintieron y legitimaron contra las fuerzas de seguridad". "Que no. Que ni España, ni su Estado, ni sus Fuerzas de Seguridad están en el banquillo". Álvaro Martínez comenta lo de la asesina de Podemos. Dice Martínez que alegó que la violó, algo que está muy de moda. "Nunca presentó denuncia de esa agresión sexual, así que es su palabra contra la del muerto, que desde entonces nada ha podido decir al respecto". Y como le mató meses después tampoco puede alegar defensa propia. "Resulta curioso que robar un par de cremas en el súper acabe con la carrera política si se es de centro-derecha, mientras que para la beatífica extrema izquierda haber participado en un asesinato no sea óbice para ser alcaldesa. Porque el linchado fue el que terminó en el pozo". Estos podemitas nos dejan atónitos.

La Razón dice que "Puigdemont llena de presos la lista del PDeCAT al Congreso". Puchi no se cansa de hacer gansadas. Marhuenda dice sobre el juicio que "resultó especialmente perturbadora la afirmación del coronel Pérez de los Cobos de que los Mossos más que impedir la celebración de la consulta separatista procuraron facilitarla". Sí, seguro que no te ha dejado dormir esta noche. Julio Valdeón homenajea a la poli y la guardia civil. "Nunca agradeceremos lo suficiente su profesionalidad, delante de unos exaltados y con ancianos y niños situados en el papel de escudos humanos (…) Las productoras de trolas ha dibujado una caricatura sangrienta, pero los españoles podemos vanagloriarnos de la actuación de nuestras fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado". Encima enviados por el gobierno cobarde de Rajoy, que les ha dejado a los pies de los caballos.

La Vanguardia: "De los Cobos culpa a los Mossos de promover el 1-O". Oh, ah, se mesan los cabellos. Al igual que El País hace de abogado defensor de los golpistas. "Hasta ahora lo cierto es que la tesis de la violencia planteada por las acusaciones y algunos testimonios parecen ir debilitándose por la falta de pruebas concretas que la acrediten". Vamos, a Cobos y Millo no le cree nada pero a Junqueras y Trapero, sí. Mientras, Antoni Puigverd, que el pobre sigue prisionero en Madrid, está muy dolido con Millo, "un hombre altruista" que donó uno de sus riñones a su mujer. "Ayer Millo negó el riñón a sus adversarios. Defendió su verdad, pero se negó a construir una verdad completa en la que cupieran también las razones y los matices de sus adversarios". Hombre, Antoni, ya sabemos que a los catalanes les encanta lo de construir verdades paralelas, mentiras y relatos, pero lo que se celebra en el Supremo es un juicio. Hechos y testimonios.

A continuación