Pedro Sánchez no logra, por ahora, colocar a sus candidatos en las listas andaluzas

El susanismo quiere mantener a algunos de los que se rebelaron contra Pedro Sánchez: Miguel Ángel Heredia, Antonio Pradas y Micaela Navarro.

Pedro de Tena

Al parecer su fuerza interna es más que limitada en Andalucía donde Susana Díaz sigue torpedeando sus decisiones como secretario general. De hecho, la dirección del PSOE de Sevilla se ha negado a incluir en sus listas electorales a la exministra de Hacienda y exconsejera de la Junta, María Jesús Montero.

Según Diario de Sevilla, la dirección del PSOE de Sevilla no ha colocado ni a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, pero tampoco al delegado del Gobierno en Andalucía y viejo miembro del PSOE de Sevilla, Alfonso Gómez de Celis. Ni a ellos dos ni a ningún otro pedrista aparecen en la lista oficiosa que está llegando a las agrupaciones locales de la mano de la Ejecutiva Provincial donde tiene larga mano Susana Díaz vía su amiga Verónica Pérez.

No sólo en Sevilla hay problemas porque en Cádiz también hay oposición para incluir al ministro del Interior y ahora paracaidista de pro, Fernando Grande-Marlaska en las listas al Congreso.

El plan inicial de Pedro Sánchez era colocar como números uno de las listas en Sevilla, Córdoba, Almería y Cádiz a María Jesús Montero, Luis Planas, José Guirao y Fernando Grande-Marlaska, respectivamente. Se trata de impedir que, en caso de unos resultados adversos en las elecciones de 28 de abril, la dirección andaluza recupere la oposición interna al actual secretario general.

Desde el pedrismo se aduce que la dirección nacional dejó manos libres a Susana Díaz –o no tuvo otro remedio según otros–, en las pasadas elecciones andaluzas y ahora reclama el mismo comportamiento por parte de Susana Díaz en las elecciones generales, que dependen de la Secretaría General.

Pero la elección de los nombres que van a ir en las listas es complicada porque son las asambleas locales las que votan sobre un listado propuesto por los militantes o por la dirección. Con esos listados, los comités provinciales decidirán este próximo jueves una lista a proponer a la dirección regional que las remite al comité federal de listas, bajo e mando de Pedro Sánchez, que puede cambiarlas. O sea, que Sánchez no tiene la batalla perdida.

Sin embargo, sus partidarios andaluces hablan de engaño, de deslealtad de Susana Díaz y confían que, además d ellos ministros ya propuestos por Sánchez como cabezas de lista, se incorporen a los puestos destacados Alfonso Gómez de Celis, el sevillano Francisco Salazar y el malagueño Ignacio López, éstos dos últimos con cargos actuales en el Gobierno central.

Pero el susanismo quiere mantener en las listas a algunos de los que se rebelaron contra Pedro Sánchez: Miguel Ángel Heredia, Antonio Pradas y Micaela Navarro.

La última operación que podría desencadenar Susana Díaz es convocar a un Comité Director de Andalucía, máximo órgano entre congresos, para aprobar las listas, lo que haría mucho más difícil para Pedro Sánchez cambiarlas por decreto en Madrid.

A continuación