La clave de por qué Pedro Sánchez va a ganar las elecciones

Aluvión de encuestas con un común denominador: Sánchez ganará las elecciones.

Pilar Díez

El Mundo dice que "los votantes del PSOE exigen que no haya indultos en el 1-O". Pues no tiene mucho sentido, no quieres indultos pero votas al partido que los propugna. El editorial exige a Sánchez que hable claro "antes de ir a las urnas. Pedro Sánchez debe despejar toda clase de dudas y mostrar sin ambages su posición sobre la posibilidad de conceder esta medida de gracia". ¿Pero es que alguien tiene dudas? Federico Jiménez Losantos califica el desembarco de Arrimadas en Madrid como "extremo acierto". "En todos los sondeos aparece una agrupación del voto de la izquierda y sus aliados separatistas en torno a YoSánchez, mientras que el futuro del centro derecha, que es el del régimen constitucional, el Estado de derecho y la continuidad nacional, queda a merced del resultado de Vox (…) Los tres partidos de centro derecha tienen como primera obligación conseguir hasta el último voto en defensa de España". No, si intentarlo lo intentan. Por cierto que Arrimadas se plantó ayer en Waterloo a hacer un poco el indio. A ver si nos tomamos la cosa en serio y nos dejamos de numeritos mediáticos. En fin, corramos un tupido velo y a ver si Rivera y los suyos dejan de cometer errores estúpidos.

El País abre su portada con el último show de Pedro, la visita a la tumba de Azaña. Franco, Azaña, el presidente hace campaña con la Guerra Civil como escenario de fondo. Dice el editorial que Pedro Sánchez no se fue a Francia a hacer electoralismo con la guerra civil, qué va. Fue a rendir tributo "a un pensamiento político demasiadas veces derrotado a lo largo de la historia por un sectarismo que cambia de objetivo, pero no de propósito. Es ese pensamiento que es de todos, y que ha concedido a la única España que existe los mejores periodos de libertad y de progreso, donde deberían encontrarse y reconocerse cuantos aspiran a representar a los ciudadanos, en lugar de convocarlos en bandos irreconciliables a fin de obtener los mezquinos beneficios de un enfrentamiento". Con un par. Creemos recordar que la memoria histórica y la obsesión por Franco y la guerra civil ha partido del socialismo y Podemos, no de la derecha.

Sondeo en ABC. "Sánchez necesitará a los independentistas para seguir en la Moncloa". Menudo problema para Sánchez. "Tendría la mayoría gracias al hundimiento de Podemos y a la fragmentación del voto de centro-derecha". Corrobora el editorial lo que venía temiendo, que Sánchez está sacando partido de la ruptura engañosa de relaciones con los separatistas catalanes y de su discurso oscilante entre moderación y radicalismo". De los que está sacando rédito es de la aparición de Vox, que vienen los fachas y demás. "Puede que la llegada de Inés Arrimadas a la arena nacional reanime el voto a Ciudadanos, pero si es a costa del PP, la suma será cero o incluso negativa. Empiezan a notarse los efectos de la dispersión del voto de centro-derecha, muy penalizada por el sistema electoral. Hay tiempo para reaccionar y para que los partidos que aspiran al cambio en España valoren qué decisiones deben tomar". Vale, ¿alguna sugerencia? Luis Ventoso también advierte de que "la división del voto conservador será una alfombra roja para Sánchez". E Ignacio Camacho da por hecho que "claro que puede ganar Sánchez. Que vaya a ser el más votado no lo duda ya casi nadie". Y cree que es porque "mientras en el bloque de la derecha no se reconoce un liderazgo en el bando de enfrente tiene un candidato claro", y "esta es la cera que arde". Por ello Ignacio Camacho trata de desactivar el voto a Vox. "Estas son unas elecciones para votar con inteligencia. La gente que vota con las vísceras se queda muy desahogada y muy contenta pero a la hora del recuento le entra el crujir de dientes y se lleva las manos a la cabeza (…) En las urnas se gana con votos, no con banderas". Pues como tú dices, esta es la cera que arde.

La Razón cuenta que "el PP busca una número dos en Madrid por el efecto Arrimadas". Vamos, que el PP compite con Cs y con Vox, no contra Pedro Sánchez. Dice Julián Cabrera que "la decisión de Rivera de tocar a rebato llamando a Inés Arrimadas para ocupar un escaño en la carrera de San Jerónimo tiene mucho que ver con esa subida al remete con todo lo que se tiene (…) Arrimadas encarna como nadie la lucha contra el desafío secesionista catalán", "animará la campaña y contribuirá especialmente a algo nada menor, como es dignificar el nivel de una carrera de San Jerónimo abochornada por el circo de los Rufianes. ¿Qué más pedirle a Inés?". Pues que gane las elecciones, por ejemplo.

La Vanguardia deja claro lo que va a pasar si gana Sánchez. "Sánchez quiere reabrir el diálogo si gobierna tras el 28-A". "El líder del PSOE sitúa el punto de partida en el texto pactado en Pedralbes". Y esta vez tendrá el aval de las urnas, que nadie se llame a engaño. Estas elecciones son un plebiscito a la política de la moción de censura. Y no hay más.

A continuación