Los CDR fracasan en su boicot al Rey en el Mobile World Congress

Torra y Colau se ausentan del recibimiento a Felipe VI, pero asisten a la cena de gala que inaugura el certamen de la telefonía móvil.

Pablo Planas (Barcelona)

El presidente de la Generalidad, Quim Torra, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se negaron a recibir al Rey en la inauguración del Mobile World Congress. Tal como habían anunciado, los miembros del gobierno regional y los representantes del ejecutivo municipal se han ausentado de la estancia en la que la delegada del Gobierno, Teresa Cunillera, la alcaldesa de Hospitalet de Llobregat, Núria Marín, la directiva de la Feria de Barcelona y la del certamen de móvil han recibido al Rey, acompañado por la ministra de Economía, Nadia Calviño, el de Ciencia, Pedro Duque y la de Administraciones Territoriales, Meritxell Batet. Al igual que el año pasado, la autoridades separatistas sí que han asistido a la cena inaugural.

Alrededor de medio millar de personas ha secundado el llamamiento de los Comités de Defensa de la República para boicotear la visita del Rey a Barcelona para inaugurar el Mobile World Congress. Desde las cinco de la tarde han deambulado por los alrededores del Museu Nacional d'Art de Catalunya (MNAC), el palacio que acoge la cena inaugural.

Un despliegue policial de los Mossos no ha permitido a los manifestantes acceder a las puertas de recinto. El propósito de los CDR era impedir la entrada de Felipe VI a la cena de gala, un objetivo demasiado ambicioso para el escaso número de CDR concentrados contra la presencia del Rey en la capital catalana.

Algunos manifestantes se han contentado con quemar banderas y fotos del monarca. Otros han lanzado huevos y pintura a los agentes de los Mossos apostados en un cordón a doscientos metros de la entrada del MNAC.

Torra y los presos

A las ocho de la tarde los CDR desconvocaban la protesta a causa de las identificaciones que practicaban los Mossos. Torra y Colau se encargaron de llevar el proceso separatista a la cena del Mobile. La alcaldesa abogó por los "valores republicanos" y alertó de los populismo de ultraderecha. Torra también aprovechó su intervención para colar el tradicional mitin sobre la supuesta represión contra el nacionalismo con mención incluida a Puigdemont, que inauguró el congreso hace dos años, y a los miembros del Govern "que no pueden estar aquí por estar en el extranjero o presos por impulsar el referéndum del 1-O".

"Una democracia plena"

El Rey destacó que "España es una de las democracias más plenas del mundo" y añadió que "nuestra democracia ha conseguido, en términos reales, el mayor nivel de prosperidad y bienestar para el país en toda su historia. Hoy, España, disfruta de sólidas instituciones y de fortaleza política y económica".

Felipe VI centró su discurso en la transformación digital, de la que dijo que no debe dejar atrás a nadie. También mostró su compromiso con los valores europeos, dijo que la tecnología debe respetar los derechos ciudadanos y servir para mitigar las desigualdades sociales.

A continuación