El sudoku electoral de Sánchez: la indecisión de Borrell podría desembocar en otro "varapalo" para Batet

"Todo está abierto, no hay nada decidido", explican fuentes socialistas a LD que adelantan que Borrell y Sánchez hablarán "la semana que viene".

Ketty Garat

El sudoku está abierto y el encaje de bolillos es complicado. Dos nombres en liza: Josep Borrell y Meritxell Batet y un escenario en el que "no hay nada decidido todavía", según fuentes socialistas que apuntan al dilema que afronta el presidente del Gobierno y líder del PSOE y que pivota sobre el eje de Josep Borrell: o le nombra cabeza de lista para las europeas, o número uno por Barcelona.

La primera opción de Sánchez era que Borrell encabezara la lista europea pero el nombramiento de la líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, como cabeza de lista por Barcelona, "puede trastocar los planes de Sánchez" ante la oportunidad electoral que surge por el "abandono de Ciudadanos en Barcelona a un año de ganar las elecciones".

Al ministro Borrell se le trasladó la intención de Sánchez de enviarle como candidato a Europa hace más de tres meses y, desde entonces, deshoja la margarita. Su entorno asegura que está "agobiado" por cómo afecta a su situación personal y que hablará con Pedro Sánchez a principios de la semana que viene, "abierto a todo" según estas fuentes que creen que el presidente del Gobierno "acabará convenciéndole" para ser candidato europeo.

Fuentes del grupo socialista europeo consultadas por este periódico le señalan a él como perfil necesario de cara a una próxima legislatura europea en la que es necesario el conocimiento previo y el prestigio en las instituciones comunitarias para la negociación del Brexit. Un plus que tiene Borrell, expresidente del parlamento europeo, pero también deslizan otro nombre, Luis Planas, ministro de Agricultura, excomisario europeo, y una persona con gran predicamento en Bruselas.

Los dos, Borrell y Planas, han sido de los pocos ministros que han participado activamente en la reunión del Partido Socialista Europeo que se ha celebrado este fin de semana en el Teatro Coliseum de Madrid. El ministro de Exteriores intervino el viernes con "un discurso muy político" que "parecía ser una puesta de largo como candidato". De hecho, eso pretendía ser esta convocatoria en un principio, pero la indecisión de Borrell frustró la celebración.

"¿Desbancar a Batet?"

Por contra, hay otras fuentes socialistas que apuntan a que el movimiento de Arrimadas podría cambiar los planes de Pedro Sánchez para las listas europeas y decantarse por Borrell para las listas por Barcelona, lo cual desbancaría a otra ministra: la de Política Territorial, Meritxell Batet, para un puesto que ya daba por seguro a la espera de que la ratifique el Cosell Nacional del PSC cuyo primer secretario, Miquel Iceta, es de su máxima confianza.

"Sería un tremendo varapalo" para la ministra para Cataluña que ya ha sido excluida de las negociaciones mantenidas entre la vicepresidenta, Carmen Calvo, con sus homólogos, Elsa Artadi y Pere Aragonés. Ni siquiera se la incluyó en el grupo de whatsapp llamado "Coordinación para Cataluña" que dio a conocer el diario La Vanguardia y este nuevo movimiento sería la gota que colmase el vaso. Más aún teniendo en cuenta que es Batet quien comenzó a ejercer esta semana como voz electoral de la campaña en Cataluña.

En una interpelación de Ciudadanos en el Congreso dirigida a la vicepresidenta, Carmen Calvo, utilizó la condición del Gobierno como un órgano colegiado para delegar la respuesta en otro miembro del Gobierno. Fue Batet quien enarboló un discurso "muy político", advierten estas fuentes, en respuesta al portavoz de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta, a quien recriminó "su voto infértil" en Cataluña por haber desaprovechado la victoria electoral de Ciudadanos en las elecciones catalanas.

"¿Qué aportan ustedes? ¿Qué aporta su voto?", repitió una y otra vez una ministra catalana a quien "le han puesto en bandeja el discurso con el abandono de Arrimadas de Cataluña a un año de las elecciones". Una mujer que se enfrentaría a otra mujer, Inés Arrimadas, como cabeza de lista por Barcelona, y que "casa más que Borrell con un presidente feminista" como Pedro Sánchez, que quiere capitalizar el discurso de las mujeres el próximo 8 de marzo.

A continuación