2. Forcadell y la Mesa del Parlamento catalán

Libertad Digital recuerda antes del inicio del juicio del 1-O los hitos de la rebelión investigados por la Fiscalía, la Policía y la Guardia Civil.

Miguel Ángel Pérez

La Mesa del Parlamento estaba integrada por la presidenta Carme Forcadell (ERC); Lluís María Corominas como vicepresidente primero (CDC), sustituido en julio de 17 por Lluís Guinó (CDC); Anna Simó, secretaria primera (ERC); Joan Josep Nuet, secretario tercero (EUiA) y Ramona Barrufet secretaria cuarta (CDC).

Todos ellos procesados por desobediencia. También eran miembros de la Mesa Jose Mª Espejo Saavedra (C`s) como vicepresidente segundo y David Pérez Ibáñez (PSC), como secretario segundo.

La primera iniciativa admitida a trámite, con el voto favorable de los acusados Forcadell, Corominas, Simó, Barrufet y Nuet, permitió la aprobación de la resolución del 9 noviembre de 2015 para iniciar un proceso de creación del Estado catalán independiente. El Tribunal Constitucional la declaró inconstitucional en diciembre de 2015.

El 20 de enero de 2016, el Parlamento catalán aprobaba la resolución para crear una "Comisión de Estudio del Proceso Constituyente". El TC rechazaba en julio de 2016 la constitucionalidad de esa actividad y advirtió a los miembros de la Mesa: "A los poderes implicados y a sus titulares, especialmente a la Mesa del Parlamento, bajo su responsabilidad, de su deber de impedir o paralizar cualquier iniciativa que suponga ignorar o eludir los mandatos enunciados".

Una semana después, la presidenta del Parlamento aceptó que se debatieran las conclusiones de la Comisión de Estudio del Proceso Constituyente y planteó al pleno una votación en la que se aprobaron las conclusiones, dando lugar a la resolución del 27 de Julio. El Constitucional suspendió su eficacia el 1 de agosto y el 6 de octubre declaró la nulidad de la misma. Además procedió a deducir testimonio al Fiscal, que formuló querella criminal contra Carme Forcadell por el delito de desobediencia ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

El 1-O y el proceso "constituyente"

El 4 de octubre de 2016, la Mesa del Parlamento admitió a trámite dos propuestas: a) un referéndum vinculante sobre la independencia de Cataluña, y b) abordar un proceso constituyente. Ambas fueron votadas y aprobadas. Los cinco acusados miembros de la Mesa, Forcadell, Corominas, Simó, Barrufet y Nuet, se posicionaron a favor de la admisión a trámite de las propuestas.

El 14 de febrero de 2017, el TC declaró la nulidad de la resolución. Igualmente ordenó deducir testimonio al fiscal, que presentó una segunda querella criminal contra Forcadell, Corominas, Simó y Barrufet por desobediencia. La magistrada instructora del TSJC citó también como investigado a Nuet, al haber votado igualmente a favor de la admisión a trámite.

Posteriormente, los cinco acusados miembros de la Mesa votaron nuevamente a favor de la admisión a trámite de la ley de Presupuestos, que fijaba una partida presupuestaria para la celebración del referéndum ilegal del 1-0. El TC declaró también su nulidad.

El 31 de julio de ese año se registró en el Parlamento la propuesta de Ley de referéndum de autodeterminación. Un mes más tarde, se registraba además la propuesta de ley de transitoriedad jurídica y fundacional de la república en la que se establecería la constitución de Cataluña como una república.

La propuesta de ley del referéndum fue presentada por las diputadas Marta Rovira (ERC) y Anna Gabriel (CUP), ambas huidas de la justicia. Mientras, la propuesta de ley de transitoriedad jurídica y fundacional de la república fue presentada el 7 de septiembre de 2017 por los acusados Lluis Corominas, Mireia Boya (CUP), la fugada Rovira y por otros 3 diputados de la CUP.

La Mesa del Parlamento las admitió a trámite por el procedimiento de urgencia y rechazó la solicitud de reconsideración de ambas proposiciones de Ley, con el voto favorable de los acusados Carme Forcadell, Lluis Guinó, Ana Simó, Ramona Barrufet y Josep Joan Nuet respecto a la proposición de ley del referéndum, y de los cuatro primeros acusados respecto a la proposición de ley de transitoriedad jurídica, absteniéndose el acusado Nuet en esta ocasión. Ambas proposiciones de ley se tramitaron en lectura única.

Tanto los acuerdos de la Mesa como los del Pleno se declararon nulos por el TC. Nuevamente el fiscal formuló querella criminal contra los miembros de la Mesa ante el TSJC por el delito de desobediencia. Los acusados miembros de la Mesa acordaron también incluir en el orden del día, con el voto en contra de Nuet, la propuesta de Sindicatura electoral. Mediante providencia del TC, la resolución fue suspendida.

Tras la celebración del 1-O

Tras el referéndum ilegal del 1-O, los grupos parlamentarios Junts pel Sí y CUP presentaron una solicitud de comparecencia del presidente Puigdemont ante el Parlamento, a fin de presentar los resultados. El letrado mayor y el secretario General advirtieron de que suponía aplicar normas suspendidas por el TC. La Mesa acordó con el voto favorable de sus miembros Forcadell, Guinó, Simó y Barrufet, admitir a trámite la solicitud.

El 6 de octubre, mediante una carta firmada por el vicepresidente de la Generalidad, Oriol Junqueras, su portavoz Jordi Turull y el consejero de Asuntos Exteriores, Raül Romeva, el Gobierno catalán comunicó que había ganado el "Si" con un 90,18% de los votos emitidos.

El día 10 de octubre, Puigdemont compareció en el Parlamento y manifestó acatar el mandato del pueblo para convertir Cataluña en una república. No obstante, añadía que proponían la suspensión de los efectos de la declaración de independencia a fin de llegar a una solución acordada. Los diputados de Junts pel Sí y la CUP en un acto solemne, que aconteció fuera de la Cámara, firmaron una declaración de independencia.

El 27 de octubre, Lluis Corominas (Junts pel Si) y Mireia Boya (CUP), junto a las dos diputadas huidas Marta Rovira y Ana Gabriel (Junts pel Sí y CUP, respectivamente) presentaron a la Mesa del Parlamento dos propuestas: para la declaración de independencia de Cataluña y para iniciar un proceso constituyente para la nueva república. Las propuestas fueron votadas por 82 de los 135 diputados, ya que el resto de los parlamentarios abandonaron el hemiciclo expresando la ilegalidad de las propuestas.

La votación, por petición cursada por el diputado autonómico de la agrupación Junts Pel Sí, Roger Torrent (actual Presidente del Parlamento), se realizó en urna y con mantenimiento del secreto del voto para los parlamentarios participantes, siendo aprobada la declaración de independencia con 70 votos a favor, 10 en contra y 2 en blanco.

A continuación