La ola de frío polar dejará mínimas de hasta 10 grados bajo cero

El frío sumado al viento del norte provocará una sensación térmica aún más baja.

LD/Agencias

Una masa de aire frío y seco de origen polar se extiende a partir de hoy por la Península y Baleares, donde se espera una bajada generalizada de temperaturas y heladas en buena parte del territorio.

Según ha informado la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) estos días se esperan heladas generalizadas en buena parte del interior peninsular y no se descartan en el Levante.

Las temperaturas bajarán de forma significativa este jueves y el descenso aún seguirá el viernes, aunque ya de forma menos acusada. Por la noche las temperaturas llegarán a estar por debajo de -5 grados centígrados en las mesetas y en el entorno de los sistemas montañosos, incluso localmente por debajo de -10 grados centígrados, de modo que la madrugada más fría será la del viernes 11 de enero.

También las temperaturas máximas serán bajas, puesto que la AEMET no espera que superen los 5 grados centígrados en el interior de la mitad norte.

Además, advierte de que el frío, sumado al viento del norte provocará una sensación térmica aún más baja. El viento soplará de norte, con intervalos de fuerte o muy fuerte en el cuadrante nordeste peninsular y Baleares, sobre todo en el valle del Ebro, Pirineos, Ampurdán y este de Baleares.

Las precipitaciones serán débiles en el Cantábrico, en la cara norte del Pirineo, en Balears y a partir de mañana en el litoral de Alborán y de forma más aislada en el litoral del sureste peninsular, aunque tenderá a disminuir el viernes.

Desde la noche próxima la cota de nieve se situará en torno a los 400 metros en el norte de la Península y podría ser incluso inferior de forma ocasional y a partir de mañana en torno a los 300-500 metros en Baleares.

Las temperaturas comenzarán a recuperarse con gran probabilidad a partir del sábado, aunque las temperaturas mínimas seguirán siendo muy bajas en algunas zonas.

De cara al fin de semana, la AEMET espera precipitaciones débiles en el área cantábrica y la cota de nieve irá subiendo hasta situarse por encima de los 1.000 metros y se mantendrá la atmósfera estable y sin precipitaciones en el resto de la Península y Baleares. Canarias, por su parte, quedará al margen de esta situación.

A continuación