El 'feminista' Pablo Iglesias "la caga" presumiendo de sus dotes sexuales

Al fin terminó el toma y daca y PP, Cs y Vox llegan a un acuerdo para Andalucía. A ver qué tal lo llevan, que tres son multitud.

Pilar Díez

El Mundo celebra que "el PP gobernará Andalucía al pactar por separado con Cs y Vox". Sí, pobre Casado, la lata que le han dado. "Al final habrá cambio en Andalucía", dice Rosell más contento que unas pascuas. "Finalmente se ha impuesto el sentido pragmático, la inteligencia política y el propósito compartido de desalojar a los socialistas tras casi 40 años en el poder". Hasta tiene buenas palabras para Vox, "que se ha estrenado en la sensatez del consenso". "El equipo de Pablo Casado se ha movido con habilidad entre las líneas rojas marcadas por Rivera y la necesidad de atraerse los votos de Vox sin traicionarlas". ¿Qué líneas rojas de Rivera? La única línea roja de Rivera ha sido la foto con Vox. "Todos han ganado más de lo que han perdido". La Junta de Andalucía, en concreto. Y acaba el culebrón andaluz por el momento, así que vamos a otras cosas. ¡Irene Montero ha vuelto! ¡Viene a rescatarnos de las garras de Vox! "Montero toma el mando de Podemos y se aferra a la revolución femenina". Parece que la muchacha regresó entre llantos y diciendo chorradas como que "van a por nosotras las primeras", "los trillizos reaccionarios" y utilizando los problemas de sus hijos para hacer política. Por cierto, creo que en el rollo feminista que nos endilgó no comentó las machadas de su chico sobre sus intimidades de alcoba.

El País salva la cara a Ciudadanos. "El PP asume parte del discurso de Vox para gobernar Andalucía". Concretamente en "inmigración, educación y aborto". Dice en el texto que "se blinda la enseñanza segregada por sexos". Vamos, que los niños y las niñas no podrán ir juntos a clase e irán al recreo en horarios diferentes. ¿Nos toman por tontos estos de El País? Si eso no se produce esperamos una rauda rectificación por engañar a sus lectores. En cuanto al aborto pensarán ustedes que las andaluzas van a tener que volver a Londres. Pues no, la cosa se reduce a "planes para ofrecer alternativas a la mujer", vamos, humo. En cuanto a inmigración pensarán espantados que dispararán contra las pateras y levantarán un muro en medio del Estrecho. Pues tampoco, dicen que van a "luchar contra la inmigración irregular", como hace Marlaska con las devoluciones en caliente. Josep Ramoneda dice que se acerca el fin del mundo. "El PP y Ciudadanos han dado cuerda a Vox y ahora descubren que se les ha pegado una lapa que no dará tregua". Pues han dado bastante más tregua que Podemos al PSOE, no han pedido la tele, ni el CNI, ni el control de la policía, se han conformado con cuatro banalidades declarativas. "La extrema derecha tiene un alto poder contaminante. Y su irrupción en Andalucía está ya teniendo efectos devastadores". ¡No jorobes! ¡¿Qué ha pasado?! Voy volando a preguntar a nuestro querido corresponsal Pedro de Tena, si es que ha logrado sobrevivir a la devastación, claro. "Da la impresión de que el PP Ciudadanos aguantarán las humillaciones de Vox, con tal de conseguir objetivos". Mira, en eso de aguantar humillaciones pueden tomar a Sánchez como ejemplo en sus reuniones con Torra.

ABC se arranca por María Jiménez. "Se acabó". "PP y Cs aceptan incluir 37 puntos de Vox para que Juan Manuel Moreno Bonilla se convierta en el presidente que pone fin a 40 años de régimen socialista en Andalucía". A los de Rubido no se les ve nada entusiasmados, contra lo que se podía esperar. El editorial regaña a Vox por "tensar la negociación", "lo único que ha conseguido es provocar una exaltación reactiva de la izquierda". Tampoco había que esforzarse mucho, la izquierda tiende a reacciones exaltadas, no hay más que ver la que lió Pablo Iglesias con su alerta antifascista la misma noche del 2 de diciembre. Pero eso ya pasó. "Ahora lo relevante es que el acuerdo político no quede reducido a un mero pacto de investidura, sino que adquiera largo recorrido", dice sin tenerlas todas consigo. Isabel San Sebastián, con su habitual optimismo, destaca que "al final se ha impuesto la cordura gracias a los buenos oficios de los populares", que les ha supuesto un "desgaste para su partido a escala nacional. Las encuestas castigan esa labor. España es un país ingrato, además de cainita. Siempre lo ha sido. Tal vez eso explique la abundancia de cobardes, mediocres, sectarios, extremistas y corruptos". Pues vaya forma de recibir el cambio en Andalucía. Ignacio Camacho también se ha levantado revirado. "El PP tiene un nuevo problema", se le han abierto "dos vías de agua. A babor la de Ciudadanos, que ha visto la ocasión de centrar su perfil impostando carita de asco mientras se beneficia del trato sin mancharse las manos. Y a estribor la de Vox, que toca briosas melodías de conservadurismo bizarro (…) En las elecciones territoriales va a haber sorpresas y sobresaltos" desagradables para el PP, dice. Porque a Vox "no le interesa la Junta, sino convertirse en la referencia de una cruzada contra la hegemonía moral de la izquierda". ¿Nadie en este periódico va a felicitar a Moreno Bonilla por hacerse con Andalucía contra todo pronóstico? Qué agoreros.

La Razón dice que "el PP conquista Andalucía sin ceder al órdago de Vox". Tampoco es que Marhuenda tire cohetes. "Hay que valorar el esfuerzo negociador de los populares, y más si se tiene en cuenta la nula disposición de sus socios de gobierno a efectuar cualquier gesto, incluso simbólico, hacia VOX". Esa "intransigencia puede entorpecer la labor del nuevo ejecutivo autonómico". O no, Andalucía no les interesa, dejarán hacer al PP. Por cierto que María José Navarro es la única columnista que comenta la machada de Pablo Iglesias que se difundió ayer. "En medio de todo este miedo que nos está dando Vox a mujeres que nunca lo hemos tenido aparece Pablo Iglesias para ser el contrapunto de esta moda chunga del engorilamiento machista que se nos ha inoculado como un virus, y va y la caga". "Pablo Iglesias tiene cierta tendencia a hacerse el jovencito, el guay, el transgresor" y va y suelta que "los hombres feministas follan mejor". El Barragán de la izquierda, acabáramos". "Mira, Pablo, desde el feminismo más rancio le digo que a los hombres feministas no les gusta en absoluto presumir de eso, ni tampoco que se les señalara desde fuera". Mira María José, Pablo Iglesias tiene de feminista lo que yo de Claudia Shiffer, no te confundas. Por cierto, ¿qué tiene que decir Irene? En fin, le viene al pelo el viejo refrán español: 'Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces".

A continuación