Muere una anciana gallega por una tromba de agua que inundó su casa en segundos

Su hija se salvó porque logró subirse a la encimera. El agua subió hasta los dos metros en pocos segundos.

LD/Agencias

Una mujer de 83 años perdió la vida esta noche por una tromba de agua en la localidad lucense de Vivero, donde una tormenta inesperada provocó que se desbordase el río Labrada y que las calles en pendiente se convirtiesen en improvisados arroyos que arrastraban todo a su paso.

Sobre las once de la noche, la tormenta provocó una riada que desbordó el arroyo que pasa por la zona de Valdeflores, donde vivía la fallecida, Amparo B.C., con su hija. La puerta se vino abajo por la fuerza del agua y la planta baja quedó inundada.

El sargento de los Bomberos de Vivero, José Veiras, ha señalado que la hija de la octogenaria pudo salvar la vida porque se subió a la encimera de la cocina. La riada entró de forma súbita en la casa que compartían y el nivel subió hasta cerca de los dos metros en apenas segundos. La superviviente tuvo que ser trasladada al hospital con síntomas de hipotermia.

Los bomberos tuvieron que entrar en la vivienda por el tejado. La planta baja de la vivienda se convirtió en una especie de ratonera: las mujeres no pudieron acceder a los pisos superiores porque las puertas quedaron bloqueadas por el agua y les fue imposible abrirlas.

Alerta roja en la costa mediterránea

En Murcia, en alerta por fuertes lluvias, setenta escolares han quedado atrapados por la lluvia en el autobús en el que se dirigían al colegio en la carretera del Sifón, en el término municipal de Cartagena.

El padre de uno de los viajeros ha llamado a las 8.08 horas al teléfono 112 para comunicar la incidencia, que ha movilizado a agentes de la Policía Local de Cartagena y a efectivos del parque de bomberos. Una hora después del aviso, los estudiantes continuaban en el interior del autobús, según las fuentes.

Mientras, en la Comunidad Valenciana las lluvias que caen en las últimas horas han dejado sin clase a 136.281 alumnos, 62.508 de ellos en la provincia de Valencia y 73.773 en Alicante, según ha informado la Consejería de Educación.

En total, 88 municipios de ambas provincias han acordado suspender la actividad escolar por razón de las precipitaciones, que han obligado a la Autoridad Portuaria a cerrar el Puerto de Gandía.

En Murcia, se han suspendido las clases en Torre Pacheco, San Javier, San Pedro del Pinatar y Fuente Álamo.

A continuación