La cuenta de Arran pone a prueba el doble rasero de Twitter para censurar a izquierda y a derecha

Mantiene abierta la cuenta de los cachorros de la CUP, quienes han confesado un delito, mientras cierra la de María Blanco por no cambiar un examen.

Libertad Digital

Los cachorros de la CUP, Arran, subieron a su cuenta de Twitter un vídeo en el que muestran, orgullosos, cómo llenaron de pintura amarilla la fachada de la vivienda familiar del juez Pablo Llarena en San Cugat del Vallés (Barcelona).

Al vídeo lo acompañaba el siguiente texto: "El pueblo manda, Arran obedece. Ocho meses después, por petición popular y con una resolución de la instrucción judicial que prevé sentencias desmesuradas, lo hemos vuelto a hacer: señalemos al juez Llarena como un símbolo del Régimen del 78". Remataba con el hashtag "EstripemLaBaralla", o sea, "Rompemos la baraja", un lema muy utilizado en los ambientes juveniles comunistas –"O jugamos todos o rompemos la baraja"–.

Por ello, numerosos usuarios de la citada red social han reclamado a la delegación de Twitter en España que eliminen la cuenta de Arran, una vez que confiesan el delito.

Hasta ahora, Twitter España ni se ha pronunciado ni ha cerrado la cuenta de los cachorros de la CUP. El criterio de la empresa para con Arran dista mucho del que han tenido con el usuario @Absolutexe o con el periodista Hermann Tertsch, por mostrar sus opiniones políticas, o con la economista María Blanco, a quien le suspendieron la cuenta por decir que no iba a cambiar un examen en un día de huelga.

A continuación