El Gobierno no descarta fletar cinco Falcon para desplazarse a Valladolid

Fuentes del Gobierno aseguran a LD que el dispositivo de seguridad "no está aún cerrado" pero que desplazará a 50 personas.

Ketty Garat

Madrid-Valladolid nunca fue por vía aérea una ruta tan concurrida. Según confirman fuentes del Gobierno a Libertad Digital, el Gobierno tiene previsto un operativo "especial" de seguridad para desplazar a gran parte del equipo gubernamental la semana que viene a la Cumbre hispano-lusa los próximos días 22 y 23 de noviembre. Un operativo que "todavía no se ha decidido" y que podría incluir hasta los cinco Falcon que forman parte de la flota habilitada para autoridades VIP del Estado.

Según cuenta Moncloa a este diario "estamos viendo opciones"y no se descarta, como publica el diario Vozpopuli sobre la utilización de un Airbus, un Falcon y un helicóptero. Y lo justifican porque se van a trasladar hasta allí unas cincuenta personas según cálculos iniciales aproximados.

Hasta diez ministros se desplazarán la semana que viene a Valladolid,más el presidente del Gobierno, a lo que hay que sumar los equipos del presidente y los de cada ministro, más el servicio de protocolo, equipo médico y la Secretaría de Estado de Comunicación. En total, unas cincuenta personas que obligarían al Gobierno a movilizar un operativo especial de seguridad.

Otras fuentes gubernamentales consultadas por este periódico no confirman ni desmienten el operativo porque "los viajes del presidente ya los clasificaron como secreto hace años y un fallo de la Audiencia lo confirmó". Pero, en cualquier de los casos, estaría "justificado" por cuestiones de Seguridad Nacional. Explican en Moncloa que "son los servicios de seguridad los que deciden cómo se producen" los desplazamientos del presidente en base a criterios técnicos "y habilitan todo lo necesario para cumplir su cometido".

Decide el Departamento de Seguridad

Pero la explicación nuclear del equipo de Pedro Sánchez es que no es el presidente ni sus colaboradores quienes deciden sino el Departamento de Seguridad que aprobó "otro presidente" y lo hacen "sin entrar a considerar el carácter de los mismos". Una decisión de este departamento que se consolidó tras el accidente de Germanwings, momento en que se acordó que "los viajes del presidente se deberían producir siempre por medios oficiales, nunca por medios comerciales".

La prioridad de estos desplazamientos es que se hagan por vía aérea "siempre que sea posible" y transporte por carretera "en caso de que no pueda ser así". Los trayectos vía terrestre los facilita el Parque Móvil de Moncloa mientras que los aéreos corren por cuenta del Ejército del Aire que es "quien decide qué tipo de aeronave es necesaria en cada desplazamiento". En resumen, en palabras de Moncloa, "es el presidente quien viaja pero son otros quienes deciden cómo".

A continuación