El 'Consell de la República' de Puigdemont se encalla en poco más de 26.000 inscritos

A pesar del fiasco, el prófugo dice que el organismo comenzará a funcionar cuando disponga de un millón de adhesiones.

Pablo Planas (Barcelona)

El 'Consell de la República' de Puigdemont no acaba de arrancar. Tras su constitución formal en el palacio de la Generalidad el pasado 30 de octubre, alcanzó en pocas horas más de diez mil afiliados que abonaron un mínimo de diez euros para poder inscribirse. Dos semanas después, la cifra se ha encallado en poco más de 26.000 inscritos. El ardor republicano fue cosa de un par de días, pero Puigdemont continúa con sus grandes planes y aspira a alcanzar el millón de abonados.

El 8 de diciembre está previsto presentar en Bruselas a los miembros de este órgano y avanzar un plan de actuación. Puigdemont quiere "consejeros" de todos los países del mundo y abrir también el registro de inscripciones a ciudadanos no catalanes. A pesar del peaje de entrada, considera que son tantas las ventajas de formar parte del "Consell de la República" que el éxito de su última idea está garantizado siempre que disponga de la cobertura mediática que cree que los medios públicos catalanes le niegan en favor de Junqueras.

En una entrevista que le realizó Martxelo Otamendi para el diario Der Nordschleswiger, el prófugo aseguró que "el Consell se activará una vez cuente con el apoyo de un millón de personas". No tiene duda alguna. Será a partir de entonces, abundó, que se formará un parlamento de cien personas con cuotas de particulares, asociaciones independentistas, cargos electos y ciudadanos extranjeros.

Menos apoyo que la 'Crida'

El ambicioso proyecto contrasta con la escasa concreción y menor seguimiento que suscita la última iniciativa del círculo de Puigdemont. El 'Consell de la República' tiene menos inscritos que la 'Crida Nacional per la República', el nuevo partido también encabezado por Puigdemont y que tendría treinta mil afiliados, según datos de los interesados.

El abono de una cuota de diez euros parece haber desalentado a la parroquia nacionalista, que ya cotiza en la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium y viene de ser muy exigida en materia financiera por decenas de colectas para fianzas, abogados y cajas de resistencia.

A continuación