Susana Díaz se indigna con el PP por llamar enchufado a su marido: "En mi familia no hay"

La presidenta andaluza ha comparecido en la comisión creada por el PP para hablar de financiación irregular de otros partidos.

LD/Agencias

Este jueves, la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, ha comparecido en la comisión sobre la financiación de los partidos impulsada por el PP en el Senado. Su intervención ha derivado en una tensa discusión con el senador del PP Luis Aznar, quien ha acabado señalando a varios de sus familiares para demostrar el "sistema de enchufe permanente" en el PSOE.

Aznar ha centrado buena parte de su interrogatorio en intentar que Díazrespondiera si es habitual que los cargos orgánicos del PSOE andaluz dieran instrucciones para "colocar" a determinadas personas en puestos de trabajo en UGT o en otras empresas.

Un argumento que ha utilizado para aludir al marido de la presidenta andaluza, José María Moriche, y dos de sus cuñados (Felipe Gallardo y Anaís García) y recordar que trabajaron para el ente de UGT que se encargaba de impartir los cursos de formación. Por tanto, según el senador popular, fueron pagados con dinero que recibían de las subvenciones de la Junta, aunque la presidenta de Andalucía lo ha negado tajantemente.

"En mi familia no hay enchufados, hay trabajadores honestos y honrados", ha contestado tras insistir en que el único "pecado" de José María Moriche es "ser su marido", que cobraba entre 700 y 1.200 euros cuando trabajó en UGT, que fue antes de que ella fuera presidenta, y que es un "currante, mileurista".

Pero entiende que al PP le sorprenda que sus familiares "no coman con Villarejo porque no le conocen, no traigan un Jaguar a casa porque no lo pueden pagar y el confeti de los cumpleaños" se lo paguen ellos, ha apostillado en alusión a los casos de corrupción que afectan al PP.

Luis Aznar ha reprochado a la presidenta andaluza que adopte el papel de "mártir" y de "víctima", ha asegurado que su intención no era "entrar en temas personales" ni en el "morbo, y que comprende que "le duela". No obstante, ha añadido que no le "da pena su marido", sino el "otro millón y medio de trabajadores que siguen en la cola del paro".

"Lo que de verdad nos importa es que su marido estaba allí, como otras muchas personas, como fantasmas que constaban en nómina de UGT y servían para justificar gastos hinchados de la actividad formativa, que permitían financiar al sindicato y quizá al PSOE", ha enfatizado.

Pero Díaz ha sido igual de mordaz al responder que al sacar a su familia "demuestran su nivel de desesperación", y ha repetido que no le "duele", "que no hace daño quien quiere sino quien puede" y que ya está acostumbrada al patrón de comportamiento del PP para "manchar y encanallar la vida pública".

"Cuando no gana en las urnas lo intenta en los tribunales y el los periódicos", ha respondido después de que el senador del PP le haya avanzado que en los próximos días llevarán al juzgado otro caso sobre subvenciones y trato de favor en las contrataciones.

En concreto, relacionado con la concesión de una subvención de 1.200.000 euros de la Diputación de Sevilla a una empresa de reciclaje de aceite doméstico, a la que se entregó una lista de personas recomendadas para ser contratadas.

En esa lista -que ha leído- Aznar dice que se marcaban con el número 1 los recomendados por el presidente de la Diputación, con el 2 por el secretario general del PSOE de Sevilla y con el 3 los que recomendaba el secretario de Organización de los socialistas sevillanos. Además, entre las recomendadas estaba otra cuñada de Susana Díaz (Aurora María Moriche), marcada con el número 4.

"¿Quién es el número 4, el señor o la señora X?", ha preguntado el senador del PP con ironía. Susana Díaz ha dicho desconocerlo, y al final él también ha admitido que tampoco tenía esa información.

La presidenta de la Junta ha vuelto a defender a su familia, ha dicho no saber cuánto tiempo la hermana de su marido trabajó recogiendo "aceite usado con un carrito por las casas", y que no se "avergüenza en absoluto". Pero entiende que al PP le sorprenda: "Le tiene que resultar muy llamativo que nos casemos con gente que recoja aceite usado, entiendo la desesperación", "pero no lance insidias", ha advertido tras quejarse de los "insultos e infamias del senador 'popular'.

La presidenta andaluza no ha parado tampoco de reprochar al PP su pretensión de intervenir en la campaña andaluza al llamarla a la comisión, pero mantiene que está tranquila, que procede de una "familia obrera y humilde", "vive en el mismo barrio que antes de ser presidenta" y que la honestidad ha presidido toda su gestión pública y no le han encontrado ni una "mancha".

A continuación