Pedro Sánchez admite que sus planes de legislatura han empezado a fracasar

Reconoce que podría haber prórroga de los PGE y que Franco no será exhumado hasta 2019, como adelantó LD. Su última promesa: llegar a 2020.

Ketty Garat

El presidente el Gobierno sigue manteniendo públicamente que agotará la legislatura y llegará a 2020. "Sí, yo quiero agotar la legislatura", dijo Pedro Sánchez en una comparecencia extraordinaria este miércoles en Moncloa. Es la única promesa que mantiene viva Sánchez todavía y la última cuestión que queda por ser desmentida por la realidad habida cuenta de que las dos propuestas estrella del presidente, la aprobación de los Presupuestos y la exhumación de Franco van camino de naufragar.

Ésa fue la novedad de su segunda rueda de prensa en España desde que es presidente: el reconocimiento explícito de que podría prorrogar los Presupuestos Generales del Estado de Mariano Rajoy y postergar la exhumación de Franco hasta 2019, tal y como adelantó esta semana Libertad Digital. El presidente confirmó su voluntad de sacar adelante su llamada "agenda social", subida del Salario Mínimo Interprofesional, ayudas a la vivienda, a la dependencia y subsidios a los mayores de 50 años "con o sin presupuestos".

Lo hará a través de reales decretos ley de "modificaciones presupuestarias" del proyecto de 2018. Pese a todo, no renunciará a presentar los PGE en diciembre en el Congreso ni a celebrar un debate de totalidad en febrero –o enero, si se se habilita como periodo ordinario–, con el objetivo de proyectar las culpas en quienes se niegan a sacar adelante los beneficios para la ciudadanía que conllevan sus cuentas. De ahí el mensaje del presidente a modo de súplica a los independentistas. "La pregunta que querría hacerle al independentismo es ¿qué tiene que ver la subida del SMI con la situación judicial de los líderes encarcelados del procés? O el subsidio a los mayores de 50 años... Nada tiene que ver".

Sánchez les instó a pensar "si están de acuerdo" con esas medidas concretas, y si es así, "deberían apoyar" los presupuestos. "Si no quieren, y confunden una cosa con la otra, es su responsabilidad. La nuestra será atender esas urgencias sociales. Y si no es con los presupuestos será con reales decretos" porque eso es "lo prioritario y urgente". Un mensaje para priorizar la 'agenda social' que quiere "anteponer sobre cualquier otra consideración" el presidente y que sirve de anticipo ante lo que será el debate de totalidad en el que los grupos de la oposición presentarán sus enmiendas de totalidad pidiendo la devolución del proyecto de ley al Gobierno.

El Ejecutivo espera que los independentistas no presenten enmienda y se pregunta si ERC o PDeCAT se "atreverán a apoyar las del PP o Ciudadanos". "¿Se van a alinear con la derecha?", se preguntan en privado ministros cercanos a Pedro Sánchez. Una posibilidad que no supondría en ningún caso un adelanto electoral hasta antes de octubre de 2019. Es la fecha elegida por el entorno cercano del presidente que públicamente ha de tirar de guión negando un adelanto antes de 2020. "Quien decide es quien fija la Constitución, que no es más que quien habla", dijo este miércoles Sánchez.

Franco, fuera del Valle en 2019

La otra gran medida estrella, o estrellada, es la exhumación de los restos de Franco del Valle de los Caídos. Pretendía llevarse a cabo en el verano de 2018, después a finales de año y finalmente será en 2019. Así lo adelantó este martes Libertad Digital y lo ha confirmado hoy el jefe del Ejecutivo.

"Le puedo garantizar que la posición del Gobierno es determinada, se va a producir la exhumación, en 2019 no va a haber ningún mausoleo que enaltezca al dictador". Un procedimiento administrativo que está por resolverse a la espera de la reforma de la Ley de Memoria Histórica en el Congreso y cuyo retraso justifica Sánchez en su voluntad de cerrar un trámite "lo más garantista posible".

A continuación