Arcadi augura un chorreo de votos a Cs tras "la renuncia del PSOE al constitucionalismo"

Cospedal acapara portadas con su dimisión en diferido y colean los incidentes de Alsasua por la actitud del PSOE.

Pilar Díez

El Mundo dice que "Casado aparta a Cospedal de la cúpula del PP, pero sigue en su escaño". Rosell cree que no es suficiente. "No basta con salir de la cúpula del PP: debe dejar su acta de diputada". Y a su marido, de paso. El segundo titular de El Mundo es que "Sánchez asume que gobernará con los presupuestos de Rajoy". Gobernaría hasta con los de Vox, si eso le permitiera permanecer en la Moncloa. Dice el editorial que para atornillarse en la presidencia del Gobierno está dispuesto a todo, incluso a prorrogar unos presupuestos "que en la oposición tachó de injustos, ideológicos, no creíbles y un ataque al estado del bienestar". Ya, pero entonces no era Pedro Sánchez presidente por la puerta falsa, era Pedro Sánchez a secas. Ya asumió los presupuestos de Rajoy para comprar los votos del PNV en mayo. "En pura lógica política", esta situación sería "la antesala de unas elecciones anticipadas, porque, como el propio Sánchez defendía –cuando se trataba de atacar a Rajoy–, es lo único que puede hacer un gobierno sin apoyos". Y dale, Rosell, que no te enteras, que ese era otro Pedro Sánchez. Arcadi Espada dice que el partido de Rivera tiene una potra increíble. "Cs es menos derecha que el PP y eso le permite atrapar votos en ámbitos sociológicos donde el PP penetra con mayor dificultad. Mucho más ahora cuando la renuncia del PSOE al constitucionalismo ha dejado sin partido a millones de ciudadanos". Le van a llover votos. "El bloque inconstitucional español lo forman hoy la izquierda, los nacionalismos catalán, vasco y gallego y el creciente partido Vox". Puf, Arcadi, la que te va a caer. Es más, ve en ese partido una oportunidad para que el PP logre "desaguar hacia Vox algunos de los millones de reaccionarios que lleva pegados como lapas desde el Cuaternario". Si Abascal mandó a Valls a la Martinica a ti te mandará a Nueva Caledonia, ahora que han decidido no independizarse de Francia.

El País dice que "Cospedal sale de la cúpula del PP salpicada por el caso Villarejo". El simple hecho de que haya editorial y lo que dice debería poner a la ministra de Justicia los pelos de punta. "Villarejo es un extorsionador que ha grabado a todos los interlocutores posibles para utilizar luego las cintas contra ellos". Cierto, pero para extorsionar tienes que tener algo con lo que ser extorsionado. Se compadece de Cospedal, pues "el presunto delincuente vuelve a ser el comisario", aunque la "obligación" de Cospedal "habría sido denunciar al chantajista y evitar reunirse con él". Supongo que esto es un mensaje a Dolores Delgado. "Villarejo logra su repercusión porque usa sus cintas como arma arrojadiza entre los partidos, olvidando que lo que ahora perjudica a unos podrá ser letal para otros en el futuro próximo, según vayan apareciendo nuevas cintas". Porque "todo indica que mantendrá su goteo extorsionador". Uf, que se vaya preparando la otra Lola. Y con esa boca que ya ha demostrado tener yo me iría a vivir a un iglú.

ABC dice que "Cospedal dejará la política por las cintas de Villarejo" y que lo hará antes de final de año. Cospedal se fue de la política cuando perdió las primarias, igual que Soraya, ya no pinta nada. Un editorial canta las cuarenta al PSOE. "El PSOE nunca culpa a Arran, la CUP o ERC de crispar o tensionar cuando queman banderas de España y fotos del Rey. El PSOE nunca culpa de crispar a quienes se apropian de las calles e instituciones públicas con lazos amarillos, hablan cínicamente de presos políticos, o tildan al Tribunal Supremo de órgano represor del Estado. Y el PSOE nunca culpa a Otegui, ese hombre de paz, condenado por terrorismo, de crispar". Parece que el PSOE ha tomado una decisión y "pretende liderar con Podemos y los separatistas la demolición de nuestra Constitución". Si es que acostarse, políticamente hablando, con Pablo Iglesias no podía traer nada bueno. Hermann Tertsch ve que "no hay vuelta atrás. No va a haber retorno a la constitucionalidad del PSOE. Que ya ha cruzado con Pedro Sánchez la línea roja de llevar el sectarismo del Frente Popular al enfrentamiento total con las fuerzas leales a la Constitución. Lo ha hecho de forma tan brutal que muchos ayer aún no daban crédito a lo que habían visto y oído". Bueno, tampoco fue la primera vez, como dice el editorial siempre se pone del lado de los mismos. "Se ha consumado la ruptura del PSOE con la Constitución". Vaya suerte para Ciudadanos. Según Ignacio Camacho, "Sánchez tiene secuestrado al partido". Como tiene secuestrados a los españoles sin dejarles votar.

La Razón celebra su XX aniversario por todo lo alto. Allí estaba todos los que mandan en este país. Pablo Iglesias, Ferreras, Pedro Sánchez. También estaban sus víctimas, los reyes. Incluso estaba Cospedal. Vamos, que si Villarejo no estuviera en el trullo seguro que también figuraba entre los invitados. El editorial de Marhuenda se contradice con la lista de invitados. "Somos beligerantes con quien pretende romper la Constitución y defendemos sin complejos la Carta Magna y la Monarquía parlamentaria". Pues te estabas comiendo los canapés con tu enemigo.

La Vanguardia lleva un vomitivo editorial en el que pone a caer de un burro a Rivera por ir a Alsasua. "La elección de Alsasua no era inocente. Porque fue en Alsasua donde se produjo una pelea tabernaria entre dos guardias civiles fuera de servicio y radicales nacionalistas", miente como un vulgar podemita. Hay una sentencia que dice que no fue una pelea tabernaria. Y no contento le dice a Rivera que tenga en cuenta los "reproches" de individuos de la calaña de Echenique, olvidando que Podemos se fue a Alsasua a dar su apoyo a los matones, como siempre. Que un sinvergüenza como Echenique te critique siempre es un honor y un motivo de orgullo. Y lo mismo se puede decir de La Vanguardia. Enhorabuena, Rivera.

A continuación