Tabarnia celebra en Barcelona un acto de "funeral de la república catalana"

Miembros del gobierno de Tabarnia han deseado un "descanso eterno" a la "república que duró ocho segundos" con una urna llena de lazos amarillos.

Libertad Digital

Unos pocos representantes del "gobierno de Tabarnia", la plataforma presidida por el dramaturgo y fundador de Els Joglars, Albert Boadella, han celebrado hoy en Barcelona el "funeral de la república catalana", a la que han deseado un "descanso eterno" y que "no vuelva nunca más".

Coincidiendo con el primer aniversario de la declaración de independencia, una decena de representantes del "gobierno de Tabarnia", encabezados por Miquel Martínez, han celebrado un acto para representar el "funeral de la república catalana" en el Paseo Lluís Companys de Barcelona.

Con la música del "Virolai" de fondo, Martínez ha portado una urna similar a la del referéndum independentista del 1-O, con la frase irónica "Generameitat de Catalunya" (Generamitad de Cataluña), llena de lazos amarillos. También se ha mostrado una lápida de la "república catalana", acompañada de una corona de flores con los colores de la bandera española.

"Catalanes, españoles, tabarneses... la república catalana ha muerto. Tras un año en que sólo duró ocho segundos y quedó suspendida, tras no tener ningún reconocimiento internacional, ha dejado de existir. Por eso, el gobierno de Tabarnia ha decidido homenajear sus exequias, trozos de plástico amarillo que han quedado para la memoria", ha dicho Martínez junto a varias personas.

El representante de la plataforma satírica ha lamentado que "los padres de esta república maltrecha se hayan fugado a Suiza, Bélgica y Escocia y no rindan cuentas", por lo que "el gobierno de Tabarnia, que sigue en el exilio y represaliado, pide que tenga un descanso eterno, pero eterno de verdad, y que no vuelva nunca más".

El acto ha finalizado con el himno de España, tras el que Martínez y los demás presentes han gritado "¡visca Espanya, visca Tabarnia, visca Catalunya i adéu república!" (viva España, viva Tabarnia, viva Cataluña y adiós república).

A continuación