El Rey vuelve a salir en defensa del orden constitucional: "Representa democracia y libertad"

En esta ocasión no hubo mención a Cataluña pero el Rey aprovechó los Princesa de Asturias para defender la Constitución y su vigencia. 

Libertad Digital

Felipe VI ha asegurado este viernes que los españoles pueden sentirse "profundamente orgullosos" de la Constitución de 1978 al representar "democracia y libertad" y la vía por la que se "recuperó para el pueblo español la soberanía nacional".

En su discurso durante la entrega de los Premios Princesa de Asturias, el monarca ha dedicado sus últimas palabras a la Carta Magna cuando faltan dos meses para que cumpla cuarenta años. El Rey ha hecho una firme defensa del pacto de 1979 y ha llamado a sentir "orgullo" por lo que se alcanzó.

"Una Constitución fruto de la concordia entre españoles, unidos por un profundo deseo de reconciliación y de paz, unidos por la firme voluntad de vivir en democracia", ha proclamado el jefe del Estado, que esta vez no ha mencionado a Cataluña en el Teatro Campoamor.

El Rey también ha subrayado que la Carta Magna "recuperó para el pueblo español la soberanía nacional y que devolvió a los españoles su libertad y su condición de ciudadanos", al tiempo que reconoció "la diversidad de sus orígenes, culturas, lenguas y territorios".

Además, ha señalado el 6 de diciembre como una "fecha verdaderamente inolvidable en nuestra historia" y se ha mostrado convencido de que lo celebraremos "como corresponde y en justicia se merece", en alusión al 40 aniversario.

"Como un gran ejemplo del que los españoles podemos sentirnos profundamente orgullosos. Como una lección de convivencia que dignifica la política y engrandece nuestra Historia. Como la mejor muestra de la generosidad, la madurez y la responsabilidad de todo un pueblo que ganó la democracia y la libertad", ha remarcado.

Porque, ha proseguido el jefe del Estado, "democracia y libertad es lo que representa y significa para España, para el pueblo español", la Constitución.

Los premiados

Sin la presencia, de nuevo, de la Princesa de Asturias, en el escenario del Campoamor se han dado cita siete de los ocho premiados -la escritora francesa Fred Vargas (Letras) no estuvo por motivos de salud-, y entre ellos destacó la presencia del cineasta estadounidense, Martin Scorsese (Artes) que ha hecho un llamamiento a preservar el arte "en un lugar de honor y estima" dentro de la cultura tras mostrar su preocupación por el cine y su futuro.

El filósofo Michael J. Sandel (Ciencias Sociales) ha animado a que los ciudadanos, al margen de sus antecedentes o circunstancias sociales, deben hacer "preguntas difíciles sobre cómo convivir" en un momento en el que "la democracia se enfrenta a tiempos oscuros" ya que es la mayor esperanza para poder arreglar el mundo.

La reportera mexicana Alma Guillermoprieto (Comunicación) ha advertido de que, sin un periodismo "poderoso", "bien financiado" y respetado por los gobiernos, "el mundo moderno, el mundo entrelazado, sería imposible" pese a tratarse de un oficio en el que "cuesta trabajo no solo vivir, sino sobrevivir".

La oceanógrafa estadounidense Sylvia Earle, (Concordia) ha asegurado que ahora "es el momento óptimo" para hacer las paces con la naturaleza y revertir la actual "guerra contra el mar" para salvar al océano, "el motor del clima de nuestro planeta azul".

La ONG Amref Health África (Cooperación Internacional), los montañeros Reinhold Messner y Krzysztof Wielicki (Deportes) y la paleontólogo sueco Svante Pääbo (Investigación Científica y Técnica) completan el palmarés de esta 38 edición de los Premios Princesa.

De todos ellos, Felipe VI ha asegurado que simbolizan "el valor del conocimiento, el altruismo, la superación personal, la voluntad y la determinación de alcanzar una existencia mejor".

A continuación