Defensa modifica la altura para ingresar en las Fuerzas Armadas y rebaja la de algunas mujeres

La decisión favorece a las mujeres que quieren ser oficiales y perjudica a los hombres que quieren ser tropa y marinería.

J. Arias Borque

El Ministerio de Defensa ha decidido revisar los criterios de altura que se pide a aquellos candidatos que desean ingresar en las Fuerzas Armadas. La principal novedad es que se unifica la exigencia tanto a hombres como mujeres con independencia de la escala a la que opositan. Fuentes del departamento han explicado a Libertad Digital que los cambios serán vigentes a partir de la próxima convocatoria.

Hasta ahora, se pedía una altura mínima de 1,60 centímetros en el caso de los hombres y mujeres que querían optar a ser oficiales. Esta estatura se reducía hasta 1,55 centímetros en el caso de los hombres y mujeres que querían acceder mediante la escala de Tropa y Marinería. A partir de ahora, la altura mínima será de 1,55 centímetros para las mujeres con independencia de la escala de acceso y de 1,60 centímetros para los hombres, también con independencia de la escala.

Por tanto, se ven beneficiadas todas las mujeres que querían acceder al escalafón de Oficiales y que estaban por debajo del 1,60 que se les venía exigiendo, ya que se les rebaja en 5 centímetros la altura exigida. Salen perjudicados todos los hombres que hasta ahora podían acceder a la escala de Tropa y Marinería midiendo menor de 1,60 centímetros, ya que en este caso la exigencia para los varones aumenta en 5 centímetros.

Esta unificación de criterios y rebaja de exigencia para las mujeres en la escala de oficiales se ajusta a la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) de 18 de octubre de 2017 en contra de establecer unas estaturas mínimas comunes para ambos sexos. También a los criterios de un juzgado de Madrid, que aceptó una demanda interpuesta por una opositora que que consideró que la altura mínima de 1,60 para mujeres era excesiva.

También recoge el criterio de la proposición no de ley aprobada en 2017 en la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados en la que se pedía rebajar la altura mínima exigida a las mujeres para ser oficiales. Aquella iniciativa, impulsada por Ciudadanos y apoyada por los principales partidos políticos, recordaba que un 30 por ciento de las mujeres españolas no alcanzan los 1,60 centímetros de altura, por lo que era discriminatorio impedir su acceso a la escala de oficiales.

El Ministerio de Defensa dice que las nuevas medidas mínimas unificadas para hombres y mujeres con independencia de la escala de acceso son similares a las de los países de nuestro entorno que permitan obtener la calidad física necesaria, compatible con las exigencias operativas de las Fuerzas Armadas.

Tatuajes y ornamentación corporal

Por último, el departamento de Margarita Robles ha anunciado asimismo que con el propósito de evitar la discriminación por razón de género que puede producirse por el hecho de utilizar diferentes prendas de uniforme, se modificará la base de las convocatorias correspondientes incluyendo el texto en referencia a los tatuajes y otros elementos de ornamentación corporal:

"Tampoco son permitidos los tatuajes, argollas, espigas e inserciones, automutilaciones o similares, que sean visibles vistiendo las prendas comunes para el personal masculino y femenino de los diferentes tipos de uniformes de las Fuerzas Armadas, en sus distintas modalidades"

A continuación