Iglesias logra su objetivo: toma La Moncloa por asalto con permiso de Sánchez y sin urnas

Ayer Pablo Iglesias presentó sus presupuestos a bombo y platillo muy en su papel de vicepresidente del Gobierno. O presidente de facto.

Pilar Díez

El Mundo: "Un presupuesto populista para una coalición Sánchez-Iglesias". Iglesias dejó bien claro quién manda de verdad en este gobierno impuesto que no ha votado nadie. Dice el editorial que Pedro y Pablo "quisieron escenificar ayer la forja de un pretencioso y mal entendido acuerdo de Estado, en el que incluso se estampó el logotipo institucional del Gobierno al lado de un parido: algo insólito. Pero lo que protagonizaron fue una astracanada, en tanto que los presupuestos no es más que un brindis al sol". A tenor de lo que opinan los expertos económicos, Dios te oiga. Las cuentas son "cuentos hermosos" contados a los ciudadanos. Ya, pero a la gente le encantan los cuentos, no hay más que recordar los que nos contó Zapatero y pasó lo que pasó. Pero lo que de verdad ha quedado ayer meridianamente claro es que Podemos ha logrado asaltar el poder sin urnas. "De exigir medio gobierno y de la cal viva, a tomar la Moncloa". Federico Jiménez Losantos alerta sobre el estado mental de la ministra de Justicia. "Precisa inmediata asistencia psiquiátrica". Federico ha llegado a esta conclusión tras las continuas contradicciones sobre la relación de Delgado con la cloaca. "Revela una persona extrema, extrema, extremadamente sin vergüenza, con un trastorno extrema, extrema, extremadamente bipolar. Ese cuadro psicológico exige tratamiento psico-químico. Y el paciente debe ser apartado de cargos de tanta responsabilidad". Con todo, "estar psicológicamente enfermo no es culpa de nadie. Hacerlo ministro , sí".

El País dice que "Sánchez e Iglesias sellan un amplío acuerdo para acabar con al austeridad". Hoy sí hay editorial para celebrarlo. "El acuerdo tiene un valor político innegable" y "a la vista de los logros reales y potenciales del acuerdo, la posición obstruccionista del PP contra el nuevo techo de gasto aparece ante los ciudadanos como un castigo caprichoso". Bueno, eso lo dirán los ciudadanos cuando les devuelvan el voto secuestrado por Sánchez.

ABC constata que "Sánchez cede La Moncloa a Iglesias, que pide un Gobierno de coalición en 2020". ¿Pero pasando por las urnas o por asalto a La Moncloa, como gobiernan ahora? Porque ya no te puedes fiar de que volvamos a votar alguna vez. "El líder de Podemos habla de gobernar en coalición tras firmar con el ejecutivo y no con el PSOE el pacto para multiplicar el gasto, los impuestos y las concesiones al independentismo", dice Bieito Rubido en su Astrolabio. "Pero ni Sánchez ni Iglesias quieren elecciones. Están encantados de gobernar a pesar de no ganar el veredicto de la ciudadanía". ¿Golpe de Estado encubierto? Luis Ventoso dice que "los españoles hemos sido inmensamente frívolos con Podemos. Lo hemos tratado como un pasatiempo y una gracieta sin reparar en que se trata de un partido comunista y antisistema, que si rozaba el poder haría mucho daño". Habla por ti, Luis, o por el irresponsable de Rajoy, los demás llevamos años alertando del peligro del autoritarismo de Pablo Iglesias y su partido. "Sánchez, que llevaría a su abuela a una casa de empeños con tal de seguir unas horas más en La Moncloa, se ha plegado a los dictados de Iglesias para sobrevivir (…) Ante este trágala de ingeniería social y gasto alocado a cargo de un presidente no votado, asombra que los españoles no se manifiesten exigiendo elecciones". Sí que es raro, sí, si fuera al contrario estarían ardiendo Moncloa y las sedes del PP.

La Razón: "Presupuesto para la recesión: más gasto y más impuestos". Dice el editorial que lo peor es "el trasfondo de clientelismo puro y duro de una estrategia electoralista". "Es una simple declaración de intenciones que, al final, habrá que plasmar en una previsión realista de ingresos y gastos en la que Bruselas tiene mucho que decir (…) España está en un momento clave en el proceso de recuperación económica que no debería poner en riesgo un vendaval de demagogia". Con todo, lo más preocupante es lo que denuncia Martín Prieto, "la escenificación de ayer en La Moncloa consagra a Pablo Iglesias como vicepresidente de facto en una coalición entre PSOE y el marxismo" que nadie ha votado en unas urnas como debería ser una democracia. Parece que estamos a las puertas de una dictadura de extrema izquierda.

En el flanco catalán, Enric Juliana se ocupa de amenazar a Bruselas en La Vanguardia. "¿Querrá Bruselas torpedear al Gobierno español mientras se enfrenta al desafío del Ejecutivo italiano?". Pues Bruselas sabrá, pero en España pronto podría tener que enfrentarse al mismo desafío que el que tuvo que afrontar en Grecia.

A continuación