El Gobierno da marcha atrás: no se querellará contra 'ABC' y se limita a exigir la rectificación

Fuentes de Moncloa explican que "nunca hemos hablado de querellas" y que "el derecho de rectificación entra dentro de las acciones legales".

Ketty Garat

Cada viernes tiene su rectificación y la de este viernes es sobre las "acciones legales" que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, había anunciado contra los medios de comunicación que habían publicado las informaciones sobre el plagio de la tesis del presidente. En la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, aseguró que "lo que le pedimos es la rectificación. Un medio de calidad debería de rectificar" y una cabecera de "114 años de historia valiosa debería de rectificar cuando se ha equivocado".

La portavoz evitó descartar la presentación de una querella formal contra ABC y OKdiario, al ser preguntada por Libertad Digital qué hará el Gobierno en el caso de que estos medios no rectifiquen y sigan publicando información al respecto como ha ocurrido este viernes. En su lugar, fuentes de Moncloa explicaron que "nosotros nunca hemos hablado de querella" y que la amenaza realizada por el presidente del Gobierno en un comunicado y vía Twitter "contemplan también exigir el derecho de rectificación a los medios dentro de esas acciones legales".

Una marcha atrás evidente ante la trascendencia que ayer tenía la advertencia y que podría convertirle en el primer presidente español en llevar a los tribunales a un medio de comunicación. Pese a todo, la portavoz del Ejecutivo esquivó los balones y defendió con vehemencia que el "presidente del Gobierno está fuerte, firme y con la constancia, consistencia y profunda convicción de que su caso ha sido para montar ruido, para abatir al Gobierno y que nada tiene que ver con la verdad".

Celaá aseguró, en contra de la realidad, que la tesis de Sánchez fue defendida el 26 noviembre de 2012, fue inscrita y "siempre ha estado abierta a consulta en la propia Universidad. Este asunto ha sido muy indeseable. Primero porque es la primera vez que España tiene un presidente del gobierno que es doctor". Y, segundo, añadió: "Porque la forma en la que se formuló la pregunta fue contraria al reglamento. Sorprende profundamente al Gobierno que la presidenta de la cámara (Ana Pastor) llegara a consentir que una pregunta que versaba sobre Cataluña pueda tornarse en otra sin mediar palabra y comunicación".

A continuación