Torra exige "sacrificios" al separatismo y que se movilice en la calle

La ANC asegura que de momento se han inscrito 170.000 personas para participar en la Diada.

Pablo Planas (Barcelona)

El presidente de la Generalidad, Quim Torra, se aferra a la retórica de barricada. "Debemos tener toda la determinación del mundo, estar dispuestos a todos los sacrificios que tendremos que asumir", ha asegurado este sábado en la inauguración la plaza 1-O en la localidad ilerdense de Juneda. Los dirigentes separatistas intentan caldear aún más el ambiente para mostrar su poder en la calle los próximos 11 de septiembre y 1 de octubre y presionar al Gobierno y a los magistrados que deben juzgar a los golpistas.

Torra replica al presidente Sánchez con genéricas apelaciones al "diálogo" y la "negociación", con la mano "siempre tendida", pero no está en sus previsiones fomentar el diálogo entre los catalanes que le pide el líder socialista. Tras alertar de una "escalada de violencia" al ministro de Interior, Fernando Grande Marlaska, Torra ha cambiado de opinión. Ya no hay ni siquiera crispación, sino una forma "mediterránea" de debatir, según dijo a La Vanguardia. No quiere que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado intervengan en el conflicto de los lazos.

República sin plazos

El sustituto de Puigdemont abrirá oficialmente el curso político catalán con una conferencia el próximo martes de la que se ha avanzado que no incluirá un calendario para la nueva proclamación de independencia. El separatismo no quiere pillarse otra vez los dedos con plazos tutelados por la CUP. Torra abundará en los "sacrificios" y en la unidad "soberanista", absolutamente cuarteada a día de hoy.

ERC, el partido de Puigdemont, Crida Nacional per la República, el PDeCAT, la CUP, Òmnium y los CDR comparten objetivo, pero discrepan en los medios. Los antisistema y las entidades "cívicas" apelan a la desobediencia y la resistencia, los de Puigdemont con Torra a la cabeza, abogan por una vía intermedia entre la desobediencia y la negociación con el Gobierno mientras que ERC, a pesar de las declaraciones públicas de sus dirigentes, estaría por aparcar la república, negociar con el PSOE y estirar todo lo posible la legislatura.

Tampoco hay acuerdo sobre cómo celebrar el primer aniversario del referéndum ilegal. La ANC quiere llevar a cabo una huelga "de país". ERC y Òmnium ya han criticado la propuesta. Los afines a Puigdemont no se han pronunciado de momento. Tampoco hay acuerdo para formar una lista única separatista en las municipales de Barcelona.

Este sábado, Torra ha alertado sobre el efecto de estas discrepancias: "Nosotros sólo seremos independientes si marchamos juntos, si marchamos unidos y si marchamos solidariamente y fraternalmente convencidos de que la vía pacífica, pero imparable, es la que nos toca emprender a partir de ahora".

El examen de la Diada

El primer examen del otoño caliente será la Diada, el clásico arranque masivo del curso desde 2010. La ANC tiene problemas de alistamiento para ocupar la Diagonal de cabo a rabo. Quiere llegar al millón de participantes, pero hasta el momento se han inscrito 170.000. Aún queda mucho asfalto por rellenar, según un gráfico de la organización. El riesgo de pinchazo es un clásico desde hace un par de veranos. Las cifras de asistencia a los actos y manifestaciones soberanistas no son las de antaño, aunque la Guardia Urbana ayuda a maquillar los números con redondeos al alza.

Los organizadores confían en que la situación de presos y "exiliados" ayude a movilizar a sus bases. Necesitan otra manifestación masiva para reforzar las posiciones de Puigdemont y Torra de cara a los contactos con el Gobierno y el juicio. El primer secretario de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, ha alertado a los separatistas de que calentar el ambiente puede condicionar para mal a los jueces. Torra ha replicado que el juicio es una "farsa".

En medio de la tensión, el Gobierno y la Generalidad tienen los canales abiertos. El miércoles pasado se reunieron en Madrid la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, y la consejera de Presidencia catalana, Elsa Artadi. Sin embargo, la reunión entre Sánchez y Torra a celebrar en Barcelona se ha aplazado hasta octubre.

Curiosamente, el acto en la Seo de Urgel no consta en la agenda de la ANC de ese día, que contempla actos de la organización en diversas ciudades españolas como Bilbao y Vitoria así como en México, Estados Unidos, Reino Unido y Holanda y otros países.

A continuación