Los Mossos defienden a la agente que abatió al atacante: "Actuó de forma proporcionada"

La agente ha declarado ante el juez. Los mossos insisten en la voluntad nítida de agredir del atacante, que gritó "Alá es grande".

LD/Agencias

El director de los Mossos d'Esquadra, Andreu Joan Martínez, ha considerado este martes que la agente que abatió al atacante de la comisaría de Cornellà (Barcelona) actuó de manera "proporcionada, adecuada, congruente con la situación de extrema gravedad con la que se encontró".

En rueda de prensa, ha lamentado que los hechos acabaran con la vida del asaltante pero ha defendido la rápida reacción de ella y el apoyo del sargento que tenía cerca: "Sólo así se entiende que hoy en día no estemos hablando de males mayores".

"La familia nos tiene a su disposición. Desde el primer momento hemos estado en contacto con ellos", ha dicho después de que se conociera que podrían interponer una denuncia por "presunta negligencia".

Ha insistido en la voluntad "claramente nítida de agredir" del asaltante y ha explicado que la mossa siguió los protocolos y que el atacante no atendió a las advertencias policiales. "Se trata de un individuo que irrumpe en una comisaría policial con la clara voluntad homicida y haciendo proclamas, y se activan todos los mecanismos normales", ha detallado, además de subrayar que se trató de una acción muy rápida y que siguió los protocolos.

Martínez ha informado además de que la agente que disparó ha declarado este martes por la mañana y que la Audiencia Nacional asumió la investigación 'motu proprio', motivo por el cual se trata el ataque como terrorista. "Me iba a matar", ha declarado la agente ante el juez, según han publicado varios medios.

El director del cuerpo, que no ha revelado ninguna novedad de la investigación, ha recordado que sigue abierta y que el cuerpo no tiene ninguna duda de que la agente "actuó como tocaba, protegiendo los bienes y la seguridad de las personas".

La Fiscalía sospecha que el asaltante, Abdelouahab T., de 29 años y origen argelino, buscaba una "redención religiosa" por la grave crisis personal que atravesaba, según han apuntado a Efe fuentes cercanas a la investigación. Cobra fuerza la hipótesis de que el fallecido buscó su suicidio por una crisis personal, sin que consten vínculos con el yihadismo.

En esa hipótesis resulta clave la declaración de la exmujer del fallecido, quien ha dado detalles sobre el estado anímico y psicológico del hombre abatido por los Mossos y afirma que, antes de morir, le envió un mensaje telefónico en que le anunciaba que se iba a ir "Insha'Allah (si Dios quiere), al gran sitio que está arriba".

A continuación