El Gobierno lamenta el "doloroso" fracaso pero tiene "esperanzas fundadas" de aprobar sus PGE

No reconocen su debilidad parlamentaria, confían en agotar la legislatura y apelan a "la inteligencia colectiva del universo político".

Ketty Garat

El Gobierno reconoce el varapalo pero no su debilidad parlamentaria. Con tan sólo 84 diputados y la incapacidad de sacar adelante la senda de estabilidad con los socios que le permitieron acceder a La Moncloa, el Ejecutivo se limitó este viernes a calificar de "incomprensible, ilógico y muy doloroso" el fracaso parlamentario de este viernes en el Congreso al ser rechazada su senda de estabilidad y objetivo de déficit, lo cual consideró de "suma gravedad".

Desde Lisboa, donde participó en una cumbre energética con Portugal y Francia, Pedro Sánchez reiteró lo adelantado este jueves tras el varapalo en el Congreso. Tras abroncar a sus socios -"es buscar elementos de desgaste a costa de golpear el bienestar de la ciudadanía"-, señaló que "la determinación del Gobierno de España es firme". "Vamos a presentar nuestro anteproyecto de ley para reconstruir el Estado de Bienestar", con esta senda de déficit o la anterior, dijo, "este gobierno quiere cambiar las cosas".

Mientras, la portavoz del Gobierno enmarcó la derrota en la estrategia de los grupos de la oposición de "excesivo dogmatismo ideológico y cálculo electoralista" que "tendrán que explicar a los ciudadanos" ya que sus comunidades autónomas y ayuntamientos dispondrán de 2500 millones de euros menos de gasto. Motivo por lo que lo calificó de un "desaire a los ciudadanos" que responde a la "pura inflexibilidad ideológica de unos y otros". Y se preguntó "¿cómo podemos privar de esto a los ciudadanos después de que el Gobierno lo tenía todo negociado con Bruselas?".

Sin embargo, el Gobierno no reconoce debilidad parlamentaria alguna: "No conocemos ninguna situación de debilidad, sinceramente", dijo Celaá antes de anunciar que ahora "volvemos a la antigua senda de estabilidad de 2018", lo que significa que en principio el Ejecutivo renunciaría a presentar una nueva senda en el plazo de un mes y redactaría unos nuevos Presupuestos Generales del Estado en base a ella.

Unos PGE que tienen esperanzas de sacar adelante pese a esta nueva sonora derrota parlamentaria. A preguntas de Libertad Digital sobre sus esperanzas de que prosperen unas futuras cuentas públicas, Celaá aseguró que "el Gobierno tiene esperanzas fundadas y factibles de poder continuar manteniendo el rumbo. Así de claro se lo digo, así de claro. Porque considera que hay suficiente inteligencia colectiva en el universo político como para poder saber que efectivamente un acuerdo presupuestario mejorará la condición de los ciudadanos. Por tanto lo que toca ahora hacer al Gobierno es plantear los presupuestos".

Modificar la ley

Preguntada por el anuncio de la vicepresidenta Carmen Calvo de modificar la Ley de estabilidad para sortear al Senado y que la senda de estabilidad pudiera ser refrendada sólo por la mayoría del Congreso, Celaá dejó claro que está en la mente del Gobierno: "El Gobierno relexiona sobre la oportunidad o no de modificar este campo de juego, si bien tenemos una ley y no vamos a hablar de futuribles. Este asunto esta abierto a la reflexión".

El "arrepentimiento" de Celaá

Preguntada por LD si se arrepiente de su reflexión sobre el adelanto electoral que suscitó la poémica esta semana, la portavoz respondió cargando contra los periodistas tras negar arrepentimiento por no tratarse de "una categoría política sino religiosa". "Ustedes conocen bien la sintaxis. Hay una oración y una adversativa. Y la principal fue que nadie piensa en unas elecciones".

A su juicio, es lo mismo que lo expresado este jueves por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, "aunque seguramente él con mejor fortuna y mejor claridad. Este Gobierno está trabajando por el bienestar de los españoles. Vamos a persistir, vamos a continuar".

A continuación