El PP exige a Sánchez que acabe con Schengen: "Deberíamos plantearnos volver a poner fronteras"

Rivera pide reformar la euroorden, mientras que Podemos y los independentistas consideran que la decisión alemana es un varapalo al juez Llarena.

Míriam Muro | Mariano Alonso

Para el PP y Ciudadanos, la decisión de la Justicia alemana sobre Carles Puigdemont, al que libra del delito de rebelión que le imputaba en España el juez Pablo Llarena, pone en cuestión el sistema de euroorden.

El líder de los populares en la Eurocámara, Esteban González Pons, ponía en duda incluso el sistema de libre circulación dentro de la Unión Europea: "Hoy es un día muy triste para el proceso de integración de la UE porque se ha demostrado que la Euroorden no funciona y que, en estas condiciones, el tratado de Schengen es un riesgo para los países que estamos en la Unión". Una reflexión que llevaba a Pons a reclamar a Pedro Sánchez la suspensión del tratado de Schengen "hasta que se aclare si la Euroroden sirve para algo".

El eurodiputado daba la siguiente explicación: "Nosotros acabamos con las fronteras convencidos de que los demás confiarán y que si algún delincuente se nos escapa nos lo devolverán. Pero si los delincuentes españoles se escapan y nuestros socios comunitarios no nos lo devuelven, deberíamos plantearnos volver a poner fronteras. Si resulta que unos jueces de algún país no confían en nosotros, debemos tener suficiente orgullo como para decir que a este juego no jugamos".

"Un puñetazo en la mesa"

En el programa Es la Tarde de Dieter de esRadio el portavoz del PP en el Parlamento Europeo se reafirmaba en su propuesta, que va, ha dicho, "en serio". En su opinión, ese tratado "tiene sentido cuando nos fiamos los unos de los otros". "La dignidad exige en este momento suspender Schengen en España hasta que no se aclare la figura de la euroorden", ha dicho Pons antes de apuntar que el tratado "está suspendido total o parcialmente en Francia, Austria, Alemania, Dinamarca, Suiza y Noruega" y que "entre España y Francia se ha suspendido seis veces desde que está en vigor".

"Se dan las circunstancias para que en este momento el Gobierno de España dé un puñetazo en la mesa y diga que así no jugamos". "Hoy es un presunto golpista" pero "mañana puede ser un presunto violador o un asesino de niños", ha dicho.

Rivera dice que es un "mensaje perverso"

Por su parte, Albert Rivera ve el vaso medio lleno y, a la vez, medio vacío. El líder de Ciudadanos, que atendía a los medios en el Congreso antes de participar en un acto de su grupo parlamentario sobre independencia judicial, afirmaba que "la buena noticia" es que el expresidente catalán será juzgado en España por malversación, pero que las "contradicciones" de la euroorden harán que se juzgue de manera distinta a los responsables del golpe secesionista: "Aquellos que dieron la cara ante la Justicia, van a ser juzgados por todos los delitos del Código Penal y, en cambio, los que huyen, como Puigdemont, pueden tener un beneficio ante la Justicia".

Para Rivera, se trata de un "mensaje perverso para la euroorden, como sistema europeo, y desde luego tendemos que reflexionar en el futuro si lo que hacemos con la euroorden es beneficiar a los que huyen y perjudicar a los que se quedan. Yo creo que eso no puede ser así".

El líder naranja aprovechaba también la ocasión para volver a criticar la falta de vigilancia del Gobierno central, tanto con el PP como con el PSOE, sobre los fondos públicos empleados por los secesionistas, por lo que enviaba un mensaje directo al presidente del Gobierno: "Hay que controlar y supervisar lo que está haciendo el señor Torra, porque puede ocurrir lo mismo que en el caso del señor Puigdemont".

Los separatistas lo festejan

Nada más conocerse la decisión, el diputado del PDeCAT Ferran Bel aplaudía la decisión de la Justicia alemana que, a su juicio, demuestra que los delitos de sedición o rebelión que se habían intentado "construir" desde España han quedado "absolutamente desacreditados", y que este movimiento debería tener "implicaciones directas" en la situación de los políticos catalanes presos. El separatista también ha anunciado que la defensa de Puigdemont "combatirá" también la "ficción" del delito de malversación.

Al lado de los separatistas se ha situado Alberto Garzón celebrando la decisión del tribunal alemán. Según el líder de Izquierda Unida, "los excesos del juez Llarena, en la interpretación reaccionaria de los acontecimientos, nos han conducido a esta situación surrealista en la que un juez español considera que hay unos hechos constitutivos de delito de rebelión, que eso crea un clima profundamente ultra en el que dirigentes del PP y Ciudadanos hablan de golpistas al referiste a los partidos independentistas".

A juicio del líder de IU, "todo esto decae por su propio peso. Cuando un tribunal alemán lo que acaba considerando es que ni siquiera son constitutivos de posible delito en virtud de las disposiciones europeas. Esto ha condenado en gran medida la causa judicial, pero afortunadamente abre la política".

A continuación