Torra desafía al Estado: los diputados procesados no pierden el sueldo ni el voto

Se fotografía con Nicola Sturgeon para reivindicar el referéndum en otro episodio de la campaña del odio antiespañol.

Pablo Planas (Barcelona)

El presidente de la Generalidad, Quim Torra, no está dispuesto a pasar por un autonomista traidor a la causa de la república catalana. Tras la severa censura de la CUP y los Comités de Defensa de la República (CDR) por sus escenas en Moncloa con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, Torra ha emprendido una escaldada propagandística. A las pocas horas de la "cumbre bilateral", se mostraba dispuesto a ir a la cárcel en la radio oficial de la Generalidad. Este miércoles ha estado en Escocia con la fugada Clara Ponsatí y con la primera ministra escocesa Nicola Sturgeon. Nueva sesión de propaganda contra España. El referéndum escocés es el referente del día del nacionalismo catalán. Gran cordialidad con Sturgeon y coincidencia absoluta en materia de autodeterminación.

El viaje relámpago a Escocia también ha servido para que Torra enarbole la bandera de la desobediencia contra la suspensión de sueldo y voto de los golpistas presos y el fugado Puigdemont. Junts per Catalunya no exigirá el acta a sus presos. ERC tampoco. Y aún más, el nuevo letrado mayor de la cámara catalana será el exdiputado de su formación Joan Ridao. Se acabaron los informes en contra y los avisos en sesión plenaria. El cuerpo de letrados autonómicos ha sido desactivado.

Todo esto sin menoscabo de que Gobierno y Govern inauguren este jueves la fase práctica del "deshielo" con una reunión entre la vicepresidenta Carmen Calvo y el vicepresidente "autonómico" de ERC Pere Aragonés. Darán el pistoletazo de salida a los encuentros bilaterales entre ministros y consejeros para tratar de financiación, infraestructuras y competencias.

Negociaciones de presos y fugados

Puigdemont, Torra y Elsa Artadi habrían llegado a un acuerdo tácito con la CUP para esquilmar al Estado en una negociación de corte pujolista sin renunciar a la implantación de la república proclamada. Han virado hacia las posiciones "pragmáticas" de ERC mientras el partido republicano pone el grito en el cielo y enciende velas al diablo. Los abogados de los golpistas presos negocian con la Fiscalía al albur del nombramiento de la progresista María José Segarra como fiscal general. Los abogados de los fugados se aferran a la vía alemana y denuncian a sus compañeros porque pactar implica aceptar los cargos.

En Moncloa no reaccionan. Los ataques al Jefe del Estado y la campaña internacional contra España no tienen réplica. Se mantienen vigentes las últimas declaraciones de Miquel Iceta, el primer secretario de los socialistas catalanes, el PSC. Torra es un tipo fantástico e Inés Arrimadas, de Ciudadanos, peor que los CDR, los jemeres amarillos.

A continuación