Francesc de Carreras se rebela contra su nueva jefa: "Dialogar es echar gasolina al fuego"

Resaca del idilio entre Sánchez y Torra y Calvo lo pone difícil para ligar.

Pilar Díez

El Mundo dice que "empresas y banca se enfrentan a Sánchez por el hachazo fiscal". Aunque se sigue hablando mucho de la estrategia de Sánchez en Cataluña. Federico Jiménez Losantos dice que "si Borrell tuviera decoro habría dimitido ayer mismo. ¿Qué acción exterior puede llevar al Gobierno de una democracia contra los que atentan contra su orden constitucional si, cuando protesten los embajadores contra las mendacidades del New York Minderlies, les muestren la foto del mismísimo presidente del Gobierno recibiendo al sustituto de Puigdemont, con su churro amarillo en la solapa? ¿Cabe mayor desautorización al Tribunal Supremo, que pide la extradición de Puigdemont a Alemania, que elogiar a su Valido tras insultar al Rey y a todos los españoles, en especial a los catalanes que hablan español?".

El País anuncia la última de Calvo. "El Gobierno propone que sea delito cualquier acto sexual sin un sí expreso". Lo del notario para ligar va cobrando cuerpo. Dentro de su línea editorial de pleitesía a Sánchez, el periódico que dirige Soledad Gallego intenta mantener la dignidad en la medida de lo posible y no ve la medida con buenos ojos. Eso sí, deja la crítica a los juristas, no vaya a ser… "Dónde colocar la frontera del consentimiento". "Exigirlo como si fuera un contrato es absurdo". Es un "discurso simbólico", "el gobierno está sucumbiendo a la fantasía de que existe alguna ley perfecta". Vaya, que menuda chorrada se le ha ocurrido a la vice. Los nuevos aires que corren por el diario de Prisa no han conseguido corromper al irreductible Francesc de Carreras. "El diálogo siempre da aire a los nacionalistas. Ocurrió en el País Vasco, como ahora en Cataluña". El Gobierno pasa ahora por una "etapa de apaciguamiento y sumisión (…) Hay que aplacar a la fiera para tenerla contenta" y eso es "como arrojar gasolina al fuego". "El diálogo siempre es el primer peldaño para preparar el siguiente conflicto". A ver cuánto dura Carreras en el nuevo País de Sánchez.

ABC dice que ya no es sólo Navarra y Asturias. "El PSOE suma a Aragón a su deriva nacionalista". Sánchez no va a dejar de España ni las raspas. Ignacio Camacho deja claro que lo del lazo no le ha hecho gracia a nadie. "A muchos españoles les ha dolido y avergonzado que Pedro Sánchez recibiese a Torra sin darle trascendencia al lazo amarillo. Un gesto provocador que en el lenguaje simbólico del separatismo" significa una "ofensa" al país. "La humillación ha sido perpetrada, la democracia española rebajada, con la complacencia de su primer ministro". No lo olvidaremos, presidente.

La Razón dice que "la fiscalía revisará la prisión de los políticos catalanes". Más leña al fuego. Marhuenda se teme lo peor. "Tras la instrucción del juez Llarena se abre a la intervención de la nueva fiscal general, que podría cambiar la calificación de los delitos mientras Torra pedía ayer gestos judiciales a Sánchez". Si lo hace Rajoy, fijo que Marhuenda lo pone a parir.

La Vanguardia se lamenta. "Puigdemont y los diputados presos se quedan sin voto". Enric Juliana analiza la reunión de Sánchez y Torra. "Empiezan a surgir diagnósticos apresurados sobre un presunto final del procés" por la "brillante puesta en escena del lunes. Un espléndido trabajo de comunicación política que contrasta con la anomia del anterior equipo gubernamental". Qué desmemoriado. ¿Y la foto de Junqueras con Soraya qué, ya nos hemos olvidado? Pero "nada está resuelto. Nada se ha acabado en Cataluña (..) El camino es muy estrecho y la cuestión de Cataluña no tiene solución mágica. Solo desde una radical aceptación de que no tiene solución, alguna cosa puede empezar a arreglarse". Es una manera de decir una cosa y la contraria. Así uno no se equivoca nunca.

A continuación