Junqueras se despacha contra sus socios y dice que ERC "salvó" el 1-O

El exvicepresidente reniega del "nacionalismo excluyente" de Torra y Puigdemont y apela a los suyos para implanten la república sin "ruido".

Pablo Planas (Barcelona)

El líder de ERC, Oriol Junqueras, pendiente del traslado desde Estremera a una cárcel catalana, ha escrito una carta para ser leída en la conferencia "nacional" que celebra el partido este fin de semana en Hospitalet de Llobregat. Rufián ha sido el encargado de leer un texto en el que el que fuera exvicepresidente del gabinete Puigdemont asegura que fue su partido quien tuvo que "cargar con todo el trabajo y la responsabilidad a la espalda en julio para salvar el 1 de octubre".

La misiva de Junqueras rezuma resentimiento contra sus socios de gobierno, los convergentes apiñados en torno a Puigdemont, de los que no está dispuesto a admitir "lecciones de patriotismo". "Ningún partido ha dado tanto para llegar hasta aquí, para llegar hasta la libertad. Ningún partido está pagando un precio tan alto. Y pese a ello, hemos tenido que aguantar infamias y acusaciones de todo tipo", ha escrito Junqueras y declamado Rufián. Grandes ovaciones.

El presidente de ERC ha arremetido contra los "debates nominalistas" que le llegan a la celda y contra el "nacionalismo excluyente, que es el camino más rápido para volver a ser una minoría ruidosa". La nada velada alusión al discurso de Quim Torra continuó con más críticas al "ruido", la "poca eficacia" y el "frentismo" de la parte del gobierno que inspira Puigdemont, preside Torra y dirige Elsa Artadi.

En esa línea, anima a los suyos a trabajar con rigor para implantar la república catalana. Se trata de "ampliar la base" y no cerrarse a acuerdos con otras formaciones. Pone como ejemplo el apoyo de ERC a la moción de censura. Había que echar a los que "apalearon a nuestra gente".

"Autonomistas"

El malestar en la formación republicana con sus socios y la CUP es cada vez más evidente. Pesa sobre los dirigentes republicanos la acusación de "autonomistas", una etiqueta fomentada por el hecho de que los consejeros de ERC intentan no incurrir en demasiadas estridencias. Que no comparten la estrategia de Puigdemont y Torra es otra evidencia.

En el cónclave de este fin de semana se quiere aprobar un texto sobre la estrategia política cuyo meollo consiste en no descartar la vía unilateral para no quedar relegados en la pugna por ver quién es más maximalista.

En la arenga leída por Rufián no constan ni instrucciones ni consideraciones respecto a la reunión a celebrar en Moncloa entre el presidente del Gobierno y el de la Generalidad el próximo 9 de julio, encuentro cuya viabilidad es cada vez más estrecha a pesar de que Sánchez intenta por todos los medios no enojar a Torra, ha evitado pronunciarse sobre la ruptura de relaciones entre la Generalidad y la Casa Real, ha ninguneado al embajador Morenés, ha acelerado el traslado de los políticos presos a cárceles catalanas, bajo tutela de la administración autonómica.

A continuación