El número 3 de Justicia de la Junta de Andalucía, condenado por robar joyas a su suegra

Eugenio Pizarro es sobrino del ex vicesecretario general del PSOE andaluz y exconsejero de Gobernación.

Pedro de Tena (Sevilla)

En estos momentos de acosos múltiples para Susana Díaz, le faltaba una guinda, aunque en mal estado. Se trata de la dimisión forzosa de su número tres en la Consejería de Justicia y secretario general de la misma, Eugenio Pizarro Moreno, por haber sustraído a su suegra una serie de joyas que luego vendió. Menos mal que Díaz se enemistó con el clan de Alcalá, al que pertenece el ya confirmado delincuente.

Gracias a El Mundo se ha conocido el entuerto y ha sido precisamente por indagar sobre el mismo en la Junta de Andalucía por lo que Pizarro ha dimitido, habiéndose silenciado todo el procedimiento judicial que le ha condenado a un año de cárcel y a una indemnización de 4.900 euros por robarle a su suegra un collar de brillantes, anillos y pulseras que luego vendió en una tienda especializada en el comercio de oro.

Mientras que otros casos adquieren una relevancia inmediata, nada se ha sabido del procedimiento judicial iniciado en el Juzgado de lo Penal número 5 de Cádiz "por un delito continuado de robo con fuerza al haber sustraído joyas de la caja fuerte de su suegra valoradas en varios miles de euros", explica el mencionado diario. Ni una palabra ha salido de la boca de la consejera Rosa Aguilar, titular de Justicia.

La cosa es más borrascosa todavía porque fue el propio Pizarro el que denunció el robo de las joyas en casa de su suegra, que vive a su lado en unos pisos de Cádiz capital.

La Fiscalía, acusadora en el caso, pidió para Pizarro hasta cuatro años de cárcel, pero, tras reconocer los hechos, carecer de antecedentes y abonar 4.950 euros por daños y responsabilidad civil, redujo la petición hasta un año de cárcel, por lo que no entrará en prisión.

Para más escándalo, los hechos y el procedimiento ya estaban en marcha cuando Eugenio Pizarro Moreno fue nombrado secretario general de Justicia de la Junta por Rosa Aguilar que aun no ha comparecido para explicar si tuvo conocimiento o no de los hechos que fueron denunciados en Comisaría por el propio Pizarro el 7 de mayo de 2017.

Sin embargo, otra cosa rara más, aunque tras denunciar unos hechos que él mismo perpetró fue informado de su obligación de decir la verdad y no imputar falsamente a otros simulado ser víctima, nadie le ha acusado de estas infracciones y delios. Sólo se le acusado de robo con fuerza, por haber abierto la caja fuerte de su suegra.

La farsa de Pizarro fue tal que cuando su suegra se dio cuenta de la desaparición, simuló haber sido robado él mismo y fue a poner la denuncia. Es más, ante la Policía dijo sospechar de empleados de la casa pero no quiso dar nombres.

Tras la denuncia, la esposa de Pizarro tuvo que certificar lo robado y aportar testimonio gráfico de un collar de brillantes con colgante de piedra verde, una pulsera de brillantes, anillos de oro con piedras preciosas como zafiros, esmeraldas y brillantes, y otras muchas piezas. Nada se supo de lo robado en el domicilio del propio Pizarro, según su denuncia.

El comportamiento extraño de Pizarro, que no detallaba nada ni daba nombres, hizo que la Policía comenzara a sospechar de él. Luego averiguó que Pizarro tenía las claves de la caja fuerte de la suegra. Finalmente, investigando en las casas de compra y venta de oro, apareció el nombre del propio Eugenio Pizarro como vendedor de las joyas supuestamente robadas, con constancia de su firma en los contratos. Ocurrió en dos comercios entre los que dividió el botín.

Descubierto, dijo que su suegra le había dado permiso para vender las joyas. Pero, tras identificar las joyas vendidas por su yerno, declaró que ella no le había dado permiso para venderlas y que tras el robo, Pizarro le hizo firmar un papel sin saber ella qué era lo que firmaba.

Que además de delincuente no es muy lúcido, lo demuestra el hecho de que el mismo señaló a la Policía que buscara en "alguna casa de empeño o de subastas". La Policía hizo su trabajo y finalmente, descubrió la identidad del ladrón.

De este modo, el hasta ayer Secretario General de Justicia de la Junta de Andalucía fue acusado del delito de robo con fuerza. Siguió mintiendo porque aportó el collar de brillantes con la piedra verde y una pulsera de oro y brillantes diciendo que los había encontrado en su casa. Pero del resto de lo robado no se ha recuperado nada.

Un Pizarro del clan de Alcalá

De 46 años, Eugenio Pizarro Moreno es hijo del hermano de Luis Pizarro Medina, el hombre fuerte del PSOE andaluz bajo el mandato de Manuel Chaves, que llegó a ser vicesecretario general del PSOE andaluz y consejero de Gobernación con competencias en Justicia y que sigue siendo diputado en el Parlamento andaluz y presidente de la Comisión de Medio Ambiente.

Pizarro Moreno, su sobrino, aporta un currículo en el que destaca ser licenciado en Derecho por la Universidad de Cádiz y doctor en Disciplina Constitucional de la Propiedad Intelectual por la Hispalense. Posee además el doctorado europeo en Análisis Psiquiátrico de la Capacidad Jurídica y de Obrar, y desde 2009 es profesor en el Departamento de Derecho Privado en la Universidad Pablo de Olavide.

Antes de esta etapa. Eugenio Pizarro Moreno, sobrino de Luis Pizarro, exconsejero de Gobernación y exvicesecretario del PSOE andaluz, encontró trabajo en el "Fondo Formación" (Fundación Andaluza para el Fondo de Formación para el Empleo, FAFFE)) como se la conoce en Cádiz, cuyo PSOE provincial ha mandado hasta el hartazgo en la misma.

Su hermano Jairo le acompañó en alguna ocasión en aquellas excursiones laborales. Jairo Pizarro Moreno llegó a ser máximo responsable del Fondo de Formación que dependía de la Junta de Andalucía desde Jerez.

Del Clan de Alcalá, pieza esencial del PSOE gaditano y que llegó con el tiempo a ser un verdadero poder fáctico del PSOE andaluz desde la época de José Rodríguez de la Borbolla, publicó Libertad Digital una serie de investigaciones bajo la denominación de La tela de araña andaluza, que luego fue editado en forma de libro.

A continuación