Susana Díaz planea aprovechar el tirón de Sánchez y adelantar elecciones tras el verano

Diversas fuentes socialistas adelantan que la presidenta "convocará cuanto antes porque está alta la marca PSOE".

Ketty Garat

Es un secreto a voces desde hace meses: la intención de la presidenta andaluza, Susana Díaz, de convocar elecciones en otoño. El objetivo, según diversas fuentes consultadas por Libertad Digital, es doble: adelantarse a una sentencia de los ERES en el mes de noviembre y distanciarse los más posible de las triples elecciones de mayo de 2019 -europeas, municipales y autonómicas-, para evitar un efecto arrastre en el caso de que el PSOE no obtenga un buen resultado.

Pero la situación ha cambiado. La llegada de Pedro Sánchez al palacio de La Moncloa no sólo no ha trastocado los planes de la baronesa sino que podría adelantar aún más el previsible adelanto. Según las fuentes consultadas por Libertad Digital, Susana Díaz no es ajena a la mejora en los resultados electorales del PSOE que reflejan los sondeos porque no sólo estudian las encuestas ajenas sino también las propias. Motivo por el que la presidenta estaría estudiando convocar elecciones a la vuelta del verano, probablemente en el mes de octubre, para "aprovechar el tirón de la marca PSOE" que "por primera vez está alta" tras la llegada de Sánchez a la Presidencia del Gobierno y el éxito mediático y popular de su nuevo Gobierno.

En los planes de la baronesa, siempre según estas fuentes, influiría mucho el calendario de Cataluña. Entre los estrategas andaluces impera la creencia de que la Diada del próximo 11 de septiembre, la primera que se producirá con algunos políticos presos tras el golpe de estado independentista, da votos a la presidenta andaluza porque "tensiona y polariza" con un mensaje de firmeza del Estado más contundente que el de Sánchez y mucho más que el de Miquel Iceta, el primer secretario del PSC.

Algo que "le proyecta como líder y alternativa frente a los independentistas" en un momento en el Gobierno del PSOE "parece haber asumido la línea dura del PSC" y su ministra de Política Territorial, Meritxell Batet.

Cálculos

En los cálculos de la presidenta andaluza no sólo están los resultados del PSOE sino también los de su socio de investidura, Ciudadanos. Según cuentan en las cercanías de San Telmo, Susana Díaz ha de calibrar el momento justo para contener los resultados de la formación naranja con el objetivo de que siga siendo tercera fuerza en el Parlamento andaluz por detrás del PP. De lo contrario, de producirse un sorpasso en la derecha, "Ciudadanos podría convertirse en socio y líder de la oposición al mismo tiempo". Dos condiciones difícilmente compatibles.

Desde el PSOE andaluz evitan descartar nada a este periódico porque "decidirá la presidenta" pero aclaran que "no sabemos nada, la única fuente fiable es ella". Fuentes del Gobierno andaluz consultadas por LD tampoco descartan nada pero sí explican que "hemos empezado a elaborar los presupuestos de 2019. Trabajamos en terminar la legislatura". Pero a la pregunta de cuál es la posibilidad real de un adelanto responden con un "ya veremos, de momento, a seguir trabajando".

Tiran de lugares comunes frecuentes en el partido como que "los movimientos tácticos no son buenos compañeros". Pero si algo precisamente se ha instalado en el PSOE son los tácticos y estrategas que prevén y predicen escenarios en función de la coyuntura. Y desde Sevilla llega ya el nuevo mantra de que "ha llegado la hora".

A continuación