Jiménez Losantos: "Desde que Alemania nos traicionó, vamos perdiendo"

La actualidad sigue enfangada en Cataluña, ese callejón sin salida. Mañana, hablaremos de Cifuentes.

Pilar Díez

El Mundo dice que "el abogado del Estado desdice a Montoro: 'Hubo dinero público'". "La Guardia Civil acusa a la interventora de esconder información". También Dastis le dio lo suyo al de Hacienda. Vamos, que jueces, policía, compañeros de Gabinete, abogados, fiscales contra el bocazas de Hacienda, qué bonito espectáculo. Y mientras aquí el Gobierno le da oxígeno a los golpistas, una buena noticia viene de fuera. "La Eurocámara investigará la discriminación del español en Cataluña". Claro que, visto lo visto, cualquiera se fía de nuestros socios. Dice Francisco Rosell en su editorial que "no pasa un día sin nuevas noticias del acoso organizado al constitucionalismo en Cataluña. En el papel de víctimas de la intolerancia nacionalista los periodistas toman el relevo de los fiscales; a los servidores de la justicia los relevan los políticos intimidados en sus casas; y a los políticos se les unen los hijos de los guardias civiles, humillados por sus propios profesores", y mientras, al PSOE no se le ocurre otra cosa que "unirse al independentismo para que Zoido explique la retirada de camisetas amarillas". Pedro, Pedro, ¿no has visto lo que le ha pasado Iglesias por flirtear con el separatismo? Luego llorarán. Continúa el editorial aplaudiendo que el Parlamento Europeo escuche al fin a alguien más que a los indepes, por exóticos que sean. "La decisión del Gobierno de no meterse en líos con esta cuestión se ha terminado revelando un ejercicio de cobardía que desampara a los ciudadanos, obligados a pelear por su cuenta". Federico Jiménez Losantos ve que, "desde que Alemania nos traicionó, vamos perdiendo lo que, por la reacción del Rey y la nación y la acción de los jueces, íbamos ganado", así que Gobierno, oposición y "a veces Ciudadanos actúan como si lo único que se pudiera hacer con el Golpe es negociarlo". "La violencia reina impune en Cataluña, mientras Soraya se arrastra por las telegodós, el PSOE vuelve al diálogo y Podemos lo practica apoyando a los rufianes contra la policía y soñando con el Tripartito Roures: PSC-Podemos-ERC". En este sindiós sólo "Llarena no se ha rendido aún". "En la instrucción de Llarena faltan tres piezas esenciales para describir antes de juzgar la estructura delictiva: Rajoy, Soraya y Montoro, golpistas por omisión". Dale tiempo, con el cabreo que tiene y lo calentita que está la cosa nada es descartable. Y un apunte sobre Alsasua. Y un apunte sobre Alsasua. "Los agresores de Alsasua seguían un manual de ETA para echar a los guardias: que no entren en los bares". Vamos a dejar bien clarito este asunto. Aquí todo el mundo sabe que la soberana paliza se la dieron por ser guardias civiles. Podemos miente cuando lo niega, sabe que miente y todos sabemos que miente, los amigos de ETA, Bildu, Geroa Bay y Uxue Barcos mienten cuando hablan de peleas de bar, saben que mienten y todos sabemos que mienten. Otra cosa es que sea terrorismo o no, pero que no nos vengan con gilipolleces que no somos idiotas. Ni ellos tampoco.

El País confirma las terribles sospechas de Federico. "El PP ayuda a la formación de un Gobierno en Cataluña. Ni populares ni Ciudadanos ni el PSC recurren la delegación de voto que permitirá a los independentistas tener mayoría sin la CUP". Se olvida del Gobierno en su enumeración. No así en el texto. "Rajoy debatió con la cúpula del PP" si seguir dando la batalla judicial o tirar la toalla, dado el apoyo alemán al separatismo. "Algunos dirigentes se resistieron a renunciar la vía judicial para no dar la imagen de debilidad, pero se impuso el pragmatismo de quien quiere pasar página cuanto antes". Vamos, que al Gobierno le da igual a quién pongan, a Artadi, a Rufián a quien sea, pero que pongan a alguien. El editorial va sobre el acoso de los profesores a chavales. "Se trata de un delito de odio cometido por nueve profesores contra sus propios alumnos por el simple hecho de ser hijos de guardias civiles". "La directora de servicios territoriales de la Generalitat, Nuria Vallduriola, debía al menos abrirles expediente informativo. O dimitir", sí, Cebrián, mejor dimitir. "O ser cesada en virtud del 155". O ir la cárcel, porque al 155 le queda un telediario y total, volvería a su cargo en un pis-pas. "El clima de tensión generado por los dirigentes del procés ha creado un caldo de cultivo para el enfrentamiento, el odio y el delito". Lo mismo se enteran ahora.

ABC también abre con Montoro, pero por otra cosa. "El déficit del Estado será 6.000 millones superior al objetivo". El editorial dice que "el Gobierno no debería tardar más de 48 horas en recurrir el voto delegado de Comín", ya que "parece que se está retorciendo la norma de la delegación del sufragio". "El recurso del Gobierno paralizaría de inmediato la maniobra hasta que los magistrados dictaminasen". De hecho, recuerda a los desmemoriados del Gobierno, "ya hay un auto del TC" prohibiendo delegar el voto. "Al parecer el ejecutivo se podría estar decantando por dejar en manos de los partidos la decisión". O del bedel mismo, con tal de no tomarla ellos. Ignacio Camacho le da una sacudida al Gobierno, a ver si espabila. "Por el problema independentista se escapan al PP los apoyos a puñados, mientras Cs los recibe sin hacer otra cosa que poner el capazo". "Lo que está devastando al Gabinete es su incapacidad de detectar o interpretar la sacudida reactiva que ha generado el conflicto: el resurgimiento en España de una suerte de nuevo patriotismo", vamos que ni agua, que no, que ya está bien con los separatistas cueste lo que cueste. "Este sentimiento, en cambio, lo ha detectado Ciudadanos, que sólo ha tenido que subirse a la ola del hartazgo". ¿Y eso tiene algo de malo, Ignacio? A estos columnistas de la órbita pepera todo lo que haga o diga Ciudadanos les parece recriminable. Pues lógico que Rivera se haya aprovechado, alguien tenía que hacerlo y el Gobierno está en Babia. Por cierto, que Sostres tiene una excelente noticia para ellos. "Puigdemont ungirá a Artadi entre el 2 y el 7 de mayo". Hala, Rajoy, ya tienes a tu separatista preferida para que mande Puchi, vuelta a empezar.

La Razón le atiza otro guantazo a Montoro. "Puigdemont aportará al tribunal alemán las palabras de Montoro". "La defensa ya las ha traducido para presentarlas como prueba". No te lo perdonaremos nunca, Montoro, nunca. "El Supremo confía en que la insensatez del ministro no tenga efecto jurídico en la euroorden de entrega". ¿Y qué? El mal ya está hecho. Marhuenda también se entretiene en regañar a Ciudadanos, últimamente el deporte nacional de extrema izquierda a derecha. "Entendemos que Rivera trate de resaltar su perfil más centrista, pero no debería caricaturizar al PP como cómplice de los separatismos, porque no es verdad", dice. "Ciudadanos pretende convertir las negociaciones con el nacionalismo vasco, cuya raigambre parlamentaria se remonta a los albores de la Transición, en un instrumento de desgaste del partido del Gobierno". Claro, Marhuenda, de eso se trata precisamente, de cambiar eso. Desvela Carmen Morodo que "Rajoy y Rivera ya no se hablan". "Su relación está reventada desde hace meses". Parece que al prepotente de Pontevedra el chico al que despreciaba y al que pretendía tener de mayordomo le ha salido respondón.

La Vanguardia le da un alegrón a Rajoy. "JxCat y ERC se garantizan una investidura sin la CUP". El editorial pide "un presidente fiable, un Govern estable que facilite la retirada del 155 y la recuperación del autogobierno y que empiece a recomponer la fractura social y política". Demasiado tarde Godó. Debería hacérselo mirar el periódico que propició el golpe y asumir su responsabilidad en la violencia que reina en Cataluña.

A continuación