Albert Boadella firma sus libros en un catamarán en el puerto de Barcelona para "no pisar suelo catalán"

Dedica el libro a Carles Puigdemont para que aprenda "el desastre que ha producido".

LD / Agencias

El actor Albert Boadella, presidente en el exilio de Tabarnia, ha firmado este lunes su libro ¡Viva Tabarnia! (Espasa) con motivo de la festividad de Sant Jordi en un catamarán en el Puerto Viejo de Barcelona, con el fin de "no pisar suelo catalán en acto público", y ha dedicado un ejemplar al expresidente Carles Puigdemont para que aprenda "el desastre que ha producido".

En declaraciones a los medios, ha explicado que en 2006 prometió no hacer ningún acto público en Cataluña, al considerarse tratado como "traidor de nacional de Cataluña", y por eso ya presentó su libro Adiós Cataluña en alta mar, con lo que ahora mantiene su promesa.

Ha explicado que hizo esta promesa porque se convirtió en un personaje incómodo para el nacionalismo, y que "la gota que colmó el vaso fue participar en la fundación de Cs".

"Me presentaron como el traidor nacional de Cataluña, cosa que llevo con mucho orgullo porque ser traidor nacional de esta Cataluña actual me encanta; disfruto una barbaridad", ha alegado.

Su libro ¡Viva Tabarnia! es un recorrido "por la historia del nacionalismo vista desde alguien que usa el sentido común", en el que cuenta por qué se ha llegado a la creación de Tabarnia, un país simbólico creado de la fusión entre los territorios de Barcelona y Tarragona donde el independentismo no es mayoritario.

Día de Cataluña

Sobre el día de Sant Jordi, ha defendido que debería ser el día de Cataluña porque "el 11 de septiembre es todavía más ficción: sí que hubo una derrota pero no tiene nada que ver con el catalanismo".

Ha asegurado que Tabarnia propondrá que sea este el Día de Cataluña porque "la ficción de Sant Jordi es más bella, más positiva", ya que simboliza matar al dragón, a los malos espíritus, los malos rollos, nacionalismo incluido, ha puntualizado.

Para Boadella, es un día del que los independentistas se han adueñado porque el nacionalismo "es muy voraz" y se aprovecha de todo, apropiándose también del símbolo de la rosa, además del fútbol. Y ha lamentado que desde el independentismo han machacado y promovido la división en Cataluña: "Que muchas familias catalanas hoy no puedan pasar las Navidades juntas es la demostración del desastre absoluto que ha promovido el nacionalismo".

A continuación