Defensa reconoce que la crisis ha deteriorado "capacidades esenciales" de las Fuerzas Armadas

Admite que España no cumple con los compromisos internacionales. Quiere un nuevo ciclo inversor de 12.000 millones.

J. Arias Borque

Un presupuesto que se ha visto recortado hasta en un 40 por ciento, grandes dificultades para la reposición de materiales consumibles, deterioro de las infraestructuras, dificultades para el sostenimiento… La crisis económica que ha asolado España en la última década ha perjudicado gravemente a las Fuerzas Armadas y así lo ha reconocido este lunes el secretario de Estado de Defensa, Agustín Conde.

"Los recortes en Defensa han supuesto un deterioro de muchas capacidades esenciales para la Defensa Nacional. Desde la infraestructura, al sostenimiento, pasando por la reposición de materiales, y desde luego, por la renovación de sistemas de armas. Llevamos una década sin incorporar a nuestras Fuerzas Armadas equipos que sustituyan a otros obsoletos o que aporten los muy notables avances tecnológicos desarrollados en este período", ha dicho.

Durante su comparecencia en la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados, a la que ha acudido para explicar los presupuestos del departamento que dirige María Dolores de Cospedal para el año 2018 si el Gobierno consigue aprobarlos, ha pedido a los partidos que "miren alrededor de España y más allá, y comparen qué han hecho otros países, aliados y no aliados, en renovación de sus arsenales".

"De los 30.000 millones de euros pendientes de pago de los PEAs (Programas Especiales de Armamento) que encontró este gobierno en 2011, hemos amortizado ya casi un 40 por ciento (unos 12.000 millones de euros). Parecería razonable que se lanzara un nuevo ciclo inversor, al menos por ese mismo importe, para modernizar las capacidades de nuestros Ejércitos", ha continuado el secretario de Estado.

En esta línea, ha destacado que el nuevo ciclo inversor no será solo bueno por las mejoras que supone para la industria de Defensa o para el empleo sino que "lo importante es que esas capacidades son necesarias para nuestra defensa. Son imprescindibles para garantizar que el país que entre todos hemos construido, el espacio de democracia, libertad y justicia que tenemos y nos esforzamos por mantener y mejorar, siga siendo reconocible".

"Les invito también a que miren el globo terráqueo y reflexionen sobre si la situación geoestratégica nos permitiría seguir fingiendo que podemos permitirnos quedar descolgados de aliados y posibles adversarios", ha continuado, tras lo que se ha asegurado que "ha llegado el momento de que España cumpla también sus obligaciones internacionales en materia de Defensa", dando a entender que, hasta ahora, no se viene haciendo.

A continuación