Ver

La denuncia de los sindicatos policiales: "En Melilla no existe frontera, eso es un caos"

Cinco agentes de la Policía controlan el paso de 1500 marroquíes cada hora. La Guardia Civil no da abasto controlando las mercancías.

Libertad Digital

La situación de la frontera de Melilla con Marruecos lleva años empeorando sin que las autoridades españolas de un partido político u otro pongan remedio a esa situación. Hasta un punto en el que los sindicatos de la Policía Nacional se han visto obligados a denunciar una situación que comienza a parecerles dramática, y que han comprobado de primera mano en las últimas horas los portavoces nacionales de los sindicatos con representación en el Consejo de la Policía.

"Hasta que no lo he visto no lo creído. En Melilla no existe la frontera, eso es un caos, un desorden e, incluso, una anarquía. En el tiempo que estuve allí, que supongo que las autoridades marroquíes hicieron algo por ordenar un poco las filas y las avalanchas, había cinco policías en condiciones lamentables tratando de documentar a 13.000 personas", ha denunciado Serafín Giraldo, portavoz de la Unión Federal de la Policía (UFP).

En declaraciones a Es la Tarde de Dieter, el programa que dirige y presenta Dieter Brandau en esRadio, ha explicado que los agentes de la UIP (Unidad de Intervención Policial), conocidos popularmente como antidisturbios, se dedican a ordenar las filas de salida de la frontera en vez de proteger la misma, mientras cinco funcionarios revisan la documentación de los 1.500 marroquíes que pasan la misma cada hora.

"Me decía una compañera que ‘cuando llevo 25 pasaportes mirados ya ni me entero, me ponen la foto de una vaca en uno de ellos y ni la veo por el cansancio físico. A esto se unen las agresiones, lanzamiento de botellas e insultos que reciben", ha puesto como ejemplo de cómo se trabaja en la misma."La frontera de Melilla es un coladero. Es que no hay frontera. Es una especie de un simulacro de frontera", ha continuado.

Giraldo ha recordado que hace años "se quiso montar una frontera inteligente" pero que aquello ahora mismo "no funciona, está lleno de polvo sin poder ser utilizado". Asimismo, ha denunciado que se supone que Frontex (la Agencia Europea para la Gestión de la Cooperación Operativa en las Fronteras Exteriores) tiene que dotar recursos a los puestos fronterizos pero que "por allí -aludiendo a Melilla- no aparecen".

Sobre el día a día en la frontera, ha dicho que hay gente de todas las edades, desde menores hasta ancianos o personas en sillas de ruedas, que cruzan la frontera con enormes fardos. Unas veces los cruzan a Marruecos cargándolos a sus espaldas por 10 ó 20 euros. Otras veces trasportándolos en motos o vehículos. "La Guardia Civil tampoco da abasto para controlar todas las mercancias que pasan. Pueden pasar armas como puede pasar un cadáver", ha alertado.

A continuación