Hernando arremete contra Ciudadanos por no facilitar un grupo propio para el PP en el Parlament

Arrimadas niega cederle diputados a los populares y asegura que basta con que creen un "subgrupo".  

Mariano Alonso

Veinte días después de las elecciones en Cataluña, la brecha entre Ciudadanos y el PP sigue agrandándose. Los populares, que durante todo este tiempo han presionado sin éxito a Inés Arrimadas para que concurra a una investidura, aun sabiendo que el bloque independentista tiene mayoría, acusan al partido naranja de falta de generosidad e incluso de crueldad. Su portavoz parlamentario, Rafael Hernando, ha sacado a colación este jueves para ello lo sucedido en el verano de 2016, cuando se negoció la composición de la Mesa del Congreso de los Diputados.

A su juicio, ellos tuvieron entonces una generosidad que hoy se echa en falta en los de Albert Rivera: "Lamento que haya algunos que estén intentando excluir al PP de todo: ni grupo parlamentario, ni estar en la Mesa ni en ningún lado. Esto habla muy bien de algunos, entre comillas, que lo primero que han hecho es darnos una patada… ahí ¿No? Yo no hice eso, ni mi grupo parlamentario, ni el señor Rajoy hizo eso. Hoy Ciudadanos tiene dos miembros en la Mesa del Congreso, con treinta y dos escaños".

"Haremos lo que esté en nuestra mano"

Poco después,preguntaban a Inés Arrimadas, en una rueda de prensa en el Parlament, por las palabras del portavoz del grupo del PP en la cámara baja: "Nosotros vamos a hacer todo lo que esté en nuestra mano para que el PP pueda tener las mismas oportunidades que cualquier grupo parlamentario. Que puedan presentar sus iniciativas, que puedan tener el tiempo del resto de grupos, aquí hay una figura que es el subgrupo parlamentario, de la que nosotros dispusimos, y vamos a trabajar para que el PP, aunque solo tenga cuatro escaños, pueda tener toda la capacidad de iniciativa legislativa, de tiempos en el pleno, como cualquier otro grupo".

Se trataría de que tanto el PP como las CUP tuvieran esa autonomía dentro del grupo mixto, aunque eso es algo que los populares pueden conseguir gracias al reglamento de la cámara catalana, sino que sea una concesión de ningún otro grupo. La cesión de uno o varios diputados por parte de Ciudadanos, que cuenta con treinta y seis, otorgaría a los populares otras prebendas, entre ellas la devolución del dinero empleado en mailing en la campaña electoral de diciembre.

¿Una colaboración rota en Cataluña?

Fuentes del PP aseguran que al partido naranja le consta su petición de ayuda para conformar un grupo propio en Cataluña, y acusan a los de Arrimadas de estar comportándose con egoísmo tras su victoria electoral del 21-D. Desde Ciudadanos se traslada en privado, en cambio, que la cesión de un diputado tendría complejidades, ya que luego ese parlamentario tendría que quedarse como no adscrito, viendo mermada su actividad.

Lo cierto es que, en el ámbito del desafío secesionista en Cataluña, la colaboración entre populares y naranjas ha sido estrecha, y ha incluido la cesión de diputados por parte del PP en el Congreso para recurrir juntos al Tribunal Constitucional los Presupuestos que incluían las partidas del referéndum ilegal del 1-O. Los treinta y dos parlamentarios de Ciudadanos no le permitían acudir en solitario al Alto Tribunal.

Ambas formaciones también acudieron juntas el pasado verano al TC contra la reforma del reglamento del Parlamento que, según denunciaron, "amordazaba" a los grupos de la oposición.

A continuación