Puigdemont sentencia a Junqueras: "Sólo existe un plan, restituir al 'president'"

Junts per Catalunya distribuye un documento para zanjar dudas: No aceptan a Junqueras ni aunque quedase en libertad.   

Pablo Planas

Carles Puigdemont no está dispuesto bajo ningún concepto a negociar que Oriol Junqueras pueda ser investido presidente de la Generalidad. Esa opción ni se contempla y así lo ha hecho saber el expresidente regional a través de una nota interna a los diputados de Junts per Catalunya. "Sólo existe un plan, restituir al presidente Puigdemont y al gobierno legítimo", se afirma en un papel con membrete de "Junts per Catalunya" y distribuido después de que en ERC se haya alentado la posibilidad de que Junqueras opte a la presidencia si Puigdemont sigue huido.

Desde el partido republicano se difunde que aún en la cárcel, Junqueras podría optar al cargo si el expresidente permanece en Bruselas. En cambio, la candidatura de Puigdemont pretende forzar una nueva alteración del reglamento de la cámara para que pueda ser investido vía telemática.

ERC no contempla esa treta y exige a Puigdemont que regrese y asuma las consecuencias judiciales si quiere reeditar el puesto. El expresidente ha respondido con el veto absoluto a Junqueras. Ni aún con el líder de ERC en libertad aceptaría Puigdemont que se presentara a la investidura.

Para acallar rumores y ganar tiempo, los estrategas de Puigdemont avisan de que "Junts per Catalunya solo tiene un plan y cualquier otro es avalar el 155". Pretenden atajar el debate abierto por ERC y expresado por Gabriel Rufián al decir a las puertas del Tribunal Supremo que "Junqueras es el plan b".

Negociar con los "comunes"

En el papel de Puigdemont también se dice que "no caeremos en la trampa que está fomentando el Estado español de enfrentar al presidente y al vicepresidente" y que están abiertos a negociar con los "comunes" de Domènech la composición de la mesa del "Parlament", pues consideran a la formación podemita "anti 155" y "democrática".

Además, se insiste en pedir al Gobierno que reconozca los resultados de las elecciones del 21 de diciembre, levante el artículo 155 y se avenga a negociar la inmunidad judicial de todos los investigados por el proceso. Se mantiene la falta de concreción sobre los planes de Puigdemont para optar a la investidura, si a distancia o de vuelta en España.

A continuación