El humorista del proceso fantasea con que un camión atropelle a los jueces del Supremo

Toni Soler se pregunta en Twitter si el deseo de que los magistrados perezcan de manera violenta es delito de odio.

Pablo Planas (Barcelona)

La decisión de que Oriol Junqueras permanezca en prisión provisional ha provocado considerables dosis de indignación y rabia entre los propagandistas del proceso separatista. No confiaban en la puesta en libertad del líder republicano, pero por su reacción parece todo lo contrario. El productor de televisión Toni Soler, famoso por el espacio humorístico Polònia de TV3 y uno de los grandes referentes mediáticos del separatismo, ha encajado fatal la noticia y ha emitido el siguiente trino en la red social Twitter: "¿Querer que un trailer atropelle sucesivamente a todos los miembros del Supremo es delito de odio?".

La nueva tesis del separatismo es que Junqueras, Joaquim Forn y los Jordis, Sànchez y Cuixart, ya no sólo son presos políticos sino también rehenes de un Estado cuya pretensión es la de impedir por la fuerza la composición de un gobierno independentista y forzar nuevas elecciones con otros candidatos. Hasta el trascendido de la permanencia en prisión de Junqueras, la frialdad respecto al dirigente de ERC era la nota dominante en "Junts per Catalunya", la plataforma de Puigdemont, y en las entidades separatistas Assemblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium. En la vista de apelación, Junqueras no recibió el apoyo más que de unos pocos diputados de su partido mientras el expresidente fugado en Bruselas activaba todos los resortes posibles para desarticular el propósito de Junqueras de optar a la presidencia aún desde la cárcel. Ahora, todo son mensajes de apoyo y duras críticas al Tribunal Supremo.

Además del mensaje de Soler, destaca el de Gabriel Rufián, que ha llamado carceleros a los miembros del Supremo y augura que algún día serán juzgados por un tribunal internacional.

A continuación