Puigdemont entierra el PDeCAT para boicotear a Junqueras y Rovira

Junts per Catalunya, una lista del "presidente" con independientes de la órbita republicana.

Pablo Planas (Barcelona)

Los partidos separatistas no luchan sólo contra lo que el fugado Carles Puigdemont llama el "clan del 155". La batalla electoral más fuerte será entre los restos de Convergencia y ERC. El expresidente de la Generalidad ha logrado configurar una lista que amenaza seriamente con fragmentar el voto independentista.

Muchos han sido los independientes que han dado calabazas a los emisarios de Carles el Belga, como Joan Laporta, el alcalde emérito de los Mossos, Josep Lluís Trapero, o la deportista de montaña Laura Picas (que ha preferido concurrir con ERC), pero con la aceptación de Jordi Sànchez, expresidente de la ANC, el escritor Jaume Cabré, el sacerdote Manel Pousa, más conocido como Pare Manel, el cocinero Fermí Puig, la entrenadora de natación sincronizada Anna Tarrés, Puigdemont ha desbordado las previsiones de Oriol Junqueras y Marta Rovira con una lista que no está relacionada con la candidatura conjunta que se aproxima bastante a lo que fue Junts pel Sí, la plataforma electoral que compartieron ERC y el PDeCAT en septiembre de 2015 .

Fichajes de la "competencia"

El último expresidente catalán ha recurrido incluso a los archivos de los militantes de la propia ERC. Es el caso de Eusebi Campdepadrós, que encabezará la candidatura por Tarragona. También la abogada Magda Oranich, la vicerrectora de la Universidad de Gerona, Gemma Geis, el expresidente del Parlament Joan Rigol, y el empresario Joan Oliveras, de la joyería Bagué, el político Ferran Requejo y el presidente del Consejo Escolar de Cataluña Lluís Font forman parte de la lista de Puigdemont.

El peso del PdeCat se reduce a la mínima expresión. Sólo caben los ex consejeros presos del partido, salvo Meritxell Borràs, que ha rechazado la invitación, el miembro de la mesa Lluís Guinó, los alcaldes Neus Lloveras y Miquel Buch. Ni Marta Pascal ni David Bonvehí, los segundos de Mas en el partido heredero de CDC, constan en las candidaturas. Puigdemont exigió manos libres para confeccionar una candidatura que oculta las siglas para evitar el desastre demoscópico y recurre a independientes para torpedear un ERC.

A pesar del papel residual de Marta Pascal, la coordinadora pedecata se esfuerza por dar aire a la candidatura y considera que aunque Puigdemont queda por detrás de Junqueras y Rovira sería "muy extraño" que no fuera investido presidente "por todo lo que haya pasado". Según Pascal, los conversores y republicanos han pactado no atacarse durante la campaña, un empeño que es un tenor de los reproches que se lanzan a otros y otros por los frustrados. Los planes para que la declaración de la independencia tenga efectos reales y que Marta Rovira atribuye ahora a una supuesta amenaza del gobierno de provocar "muertos".

En cuanto a la candidatura de ERC, los exconsejeros Raül Romeva, Carles Mundó, Meritxell Serret y Toni Comín figuran en las listas junto a Ernest Maragall, el ex de Unió Antonio Castellà y algunos independientes de menor relieve.

A continuación