La Junta negó la Medalla de Andalucía a Chiquito de la Calzada

Hubo varias peticiones públicas para evitar que se le diera a título póstumo.

Pedro de Tena

En la tradicional plataforma de peticiones change.org apareció hace un año la siguiente: "Me gustaría que me ayudéis a que se le conceda la medalla honorífica de Andalucía a Gregorio Sánchez Fernández, más conocido como Chiquito de la Calzada. Por su trayectoria, por ser único, por hacernos reír durante toda su trayectoria con un humor natural y auténtico, del que sale solo, sin preparativos. Por sus virtudes, solidaridad y años de trabajo, deberían concedérsela ya y no esperar a hacerlo a título póstumo. Comparte y vota, juntos conseguiremos este reconocimiento tan merecido". No se consiguió y ahora sólo queda esperar le sea concedida a título póstumo para bochorno de la Junta de Andalucía.

No fue la única. Las razones por las que se impulsaron estas iniciativas fueron muchas y aparecen todas recogidas en el histórico de las firmas de la petición. Sobre todo, se aludía a dos razones: la calidad de la puesta en escena de su humor además de su curioso diccionario de palabros inventados y su condición de ser humano "bueno en el buen sentido de la palabra bueno".

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha tenido el detalle de reconocerlo en un tuit que dice: "Lamento profundamente la muerte de Gregorio Sánchez, un artista hecho a sí mismo y un trabajador incansable. #ChiquitodeLaCalzada nos cautivó a todos arrancándonos sonrisas y haciéndonos partícipes de su humor, su genio y su gran talla humana".

Es más, tuvo el gesto de acudir a la capilla ardiente del cómico en Málaga abandonando el Comité Federal de su partido del pasado sábado con lo que confirmó que la popularidad y aceptación de Chiquito era tal que no se entendía que la Medalla no le hubiera sido concedida.

La reacción fue inmediata. Ha habido un estado de opinión acerca de la desconsideración de la Junta de Andalucía hacia esta persona bienquerida en toda España, como se ha puesto de manifiesto con motivo de su fallecimiento.

Como recordaba este domingo el Confidencial Andaluz, en la relación de los premiados con la distinción de la Medalla de Andalucía, además de personas que lo han merecido con creces, hay otras en las que ha primado más su proximidad al régimen que otras consideraciones.

Una de las cosas que sorprenden precisamente es que en los 32 años de historia de la Medalla ni una sola haya sido destinada a premiar a algún humorista andaluz, que han abundado y abundan en Andalucía. Ahora, la presión es tal que la Junta no tendrá más remedio que concedérsela a título póstumo.

A continuación