La terrible denuncia de un mosso sobre los sucesos del 1-O

El jefe de turno llegó a llamar "hijos de puta" a los policías que estaban desalojando gente de uno de los colegios.

Libertad Digital

"En la comisaría de Hospitalet los mandos no son policías, son políticos". Así comienza su relato un agente de la comisaría de este municipio de Barcelona, que por motivos obvios, pide permanecer en el anonimato. En una entrevista que publica hoy El Mundo, el agente explica cómo, de forma deliberada, su superior dejó que la masa independentista les rodease durante la retirada de urnas el pasado 1 de octubre y también denuncia la persecución por parte de los mandos hacia los mossos que no comulgan con el ideario secesionista.

El pasado 1 de octubre, los agentes recibieron la consigna de no requisar urnas, relata el agente, que denuncia el posicionamiento de los mandos con el bando secesionista. "El problema es que al menos dos parejas de mossos sí quisieron cumplir con la ley y decidieron quitar las urnas". Cuando se disponían a realizar la tarea, se vieron rodeados por una masa y pidieron auxilio varias veces por la emisora.

"Que no se mande a nadie". Fue la respuesta del jefe de turno, el subinspector de Seguridad Ciudadana Jaime Monterde, que incluso "tuvo la desfachatez de llamar a uno de los agentes aparte a su despacho, quitarle el móvil para que no le grabara, echarle una bulla por intentar coger urnas y enviarle a prestar servicio en los calabozos. Por cumplir con su obligación como policía", explica el agente de Hospitalet.

Monterde llegó a llamar "hijos de puta" a los policías que estaban desalojando gente de uno de los colegios y "ha sido visto en la comisaría escupiendo literalmente a la bandera de España", según cuenta el mosso.

A pesar de que la mayor parte de los mossos de esa comisaría defienden la legalidad y la Constitución, "los mandos son comisarios políticos que te exigen obediencia ideológica y que no se cortan a la hora de exigirla", muchas veces con la ayuda de la División de Asuntos Internos (DAI), un "comisariado político" sin garantías que puede suspender de empleo y sueldo a los agentes que se niegan a cumplir ciertas órdenes, o que incluso "para desacreditar a algún agente, llegan a pedirle a quien has detenido que te denuncie".

A raíz de todas estas presiones, los Mossos d'Esquadra de la comisaría de Hospitalet han denunciado ante la Fiscalía Provincial de Barcelona y la Audiencia Nacional a cuatro mandos por presuntamente politizar sus decisiones, desobedecer al Gobierno central, no retirar las urnas del referéndum y dar soporte policial a la rebelión del Gobierno catalán. "Todo tiene un límite", señala el mosso anónimo de Hospitalet.

A continuación