Histeria en 'La Vanguardia': "Los halcones de la derecha sueñan con la toma de Cataluña"

Más que día histórico el de ayer fue un día de locos. Puigdemont nos dejó sin habla.

Pilar Díez

El Mundo:"El Gobierno rechaza el último chantaje de Puigdemont". Dice el editorial que Puigdemont "intentó en vano chantajear de nuevo al Estado amenazando a la desesperada con convocar unas elecciones con condiciones que el Gobierno no podía aceptar". "Después de una mañana más propia de un sainete sin gracia que de un político responsable, Puigdemont tuvo que reconocer por la tarde que está viviendo sus últimos días como presidente de la Generalitat". "El Gobierno no puede perder ni un minuto en intervenir la autonomía de Cataluña" sin que le tiemble el pulso. Federico Jiménez Losantos espera que hoy el Senado "no sea el circo Price para que los cómicos Iceta y Cocomocho rindan homenaje a Pinito del Oro, el mejor equilibrista del mundo sin necesidad del carné del PSC".

El País resume. "Puigdemont deja vía libre al 155 al negarse a convocar elecciones". Dice el editorial que "el soberanismo ha tocado fondo". Puigdemont dejó claro ayer que su manera de entender las cosas "versan sobre cómo forzar al Estado a aceptar la independencia de Cataluña, si por la buenas o por las malas". Puchi obra el milagro de que El País defienda al PP. "Se confunde Puigdemont al interpelar al PP y señalarlo como responsable de la situación que vivimos. Es el Estado y sus instituciones el que está dispuesto, hoy más que nunca, a actuar para restablecer el orden constitucional ante el caos sembrado por el soberanismo". Que tome nota Margarita Robles, la nueva jefa de Pedro Sánchez.

ABC suspira con alivio. "Puigdemont frustra la salida de las elecciones y obliga a aplicar aplicar el 155". "El despropósito alcanzado en el proceso separatista superó ayer con creces lo delirante". Puigdemont es un "hombre desquiciado" que va directito a "un suicidio político incomprensible". Hughes se apiada de el pobre president. "Si alguien le hubiese ofrecido otra identidad y un pasadizo secreto hacia alguna isla remota" lo mismo lo hubiera aceptado. Ignacio Camacho lo zarandea sin conmiseración. "Puigdemont ha quedado como un pelele, un títere en manos de un grupo de iluminados por una enajenación fanática".

La Razón dice que "Puigdemont exigió la inmunidad judicial a cambio de elecciones". Como un vulgar secuestrador negocia con sus rehenes. Brillante observación de Marhuenda en el editorial. "Lo hemos dicho en numerosa ocasiones y no dejaremos de repetirlo. Cataluña tiene un grave problema con sus actuales gobernantes". Jo, Marhu, si no lo dices ni nos enteramos. "El 155 no es una medida excepcional, sino necesaria", dice el director de La Razón con la convicción de los conversos. Cuenta Toni Bolaño la "bronca" entre Junqueras y Puigdemont. "Si el problema soy yo, renuncio y te pones tú al frente", le dijo. Junqueras miró a otro lado. Se creerá este tío que soy tonto, este marrón te lo comes tú.

La Vanguardia dice que "Puigdemont insiste en la DUI y aboca a Cataluña a la intervención". Otro editorial histérico ve "un país a la deriva" en una "montaña rusa" sin control. Dice Enric Juliana que "si ayer hubiese convocado elecciones dando por supuesta la paralización del articulo 155, habría ganado la partida. Habría derrotado a los halcones de la derecha, que sueñan con la toma de Cataluña". Pero "Rajoy no se lo facilitó. No movió ni un dedo". Y Puigdemont "desbordado, no soportó que le llamasen traidor". Vamos, que probó la amargura de su propia medicina y le supo fatal.

A continuación