Una multitud toma las calles de Barcelona en una nueva demostración de fuerza del separatismo

Más allá de la guerra de cifras habitual, lo cierto es que los separatismo han vuelto a movilizar a cientos de miles de personas.

LD/Agencias

Miles de personas se han congregado desde primera hora de la tarde en el centro de Barcelona para participar en la manifestación independentista convocada por la Asamblea Nacional Catalana (ANC) con motivo de la Diada del 11 de septiembre, que ya ha comenzado.

Este año la movilización, precedida por un minuto de silencio en memoria de los atentados yihadistas de Barcelona del pasado 17 de agosto, consiste en formar una gran cruz humana entre el paseo de Gràcia y la calle Aragó, dos arterias perpendiculares que, sobre las cuatro de la tarde, una hora antes del inicio previsto de la marcha, ya estaban muy concurridas.

La ANC, entidad organizadora de las manifestaciones de la Diada desde 2012, ha asegurado que los inscritos en la movilización de este año se aproximan al medio millón de personas.

A las 17:14 horas, desde los extremos de los cuatro brazos de la manifestación, se desplegarán cuatro grandes pancartas, que avanzarán por encima de los asistentes, para confluir en el cruce entre paseo de Gràcia y la calle Aragó.

En la plaza de Cataluña, uno de los extremos de la movilización, se encuentra la fila cero de autoridades, donde se ubicarán, entre otros, el presidente de la Generalidad, Carles Puigdemont; la presidenta del Parlamento, Carme Forcadell; y demás caras visibles del soberanismo, si bien este año no está la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que en 2016 sí que participó en la marcha.

Justamente, en la plaza de Cataluña, el presidente de la ANC, Jordi Sánchez, y otros máximos representantes de entidades soberanistas pronunciarán sus discursos para poner punto y final a la marcha.

A continuación